Read garces.pdf text version

Jorge Garcés Ferrer Valores humanos. Principales concepciones teóricas Valencia: Nau llibres, 1988. Introducción

La especie humana es la única capaz de asignar valor a objetos y personas. A pesar de este importante distintivo, la psicología prefirió, hace ya muchos años, centrarse en las actitudes y no ha retomado el asunto de los valores hasta recientemente, de mano de la psicología social. Los valores tienen suficiente entidad como para sugerir investigaciones desde disciplinas como la filosofía, la antropología, la psicología o la sociología.

C) La axiología fenomenológica

Comparte el idealismo de la concepción kantiana, la suficiencia de los valores frente a las personas, pero no es necesario que los valores tomen forma como obediencia a la norma (kant) sino que pertenecen indefectiblemente a la dimensión de los ideales. Se alimentan de las personas modelo que consiguen de los valores que sean fecundos. Scheler establece una jerarquía de valores que tiene en la base los relativos a agrado y desagrado, seguidos de los referentes a utilidad, después los espirituales (estéticos, justos y de conocimiento de la verdad) y, por último, lo santo que se refiere a los valores absolutos. Ortega y Gasset recurre a una jerarquía similar, pero sostiene la polaridad de los valores: todo tiene su extremo positivo y su polo negativo.

C1. Posiciones filosóficas fundamentales en torno al valor

a) El subjetivismo del valor

Las cosas no tienen valor en sí mismas, sino que el valor depende de la relación de las cosas con el sujeto valorante. Así, para Alexis Meinong, el valor es un sentimiento. Parar Christian Ehrenfels, el valor es deseabilidad, algo es tanto más valorado cuanto más deseado. Para Richard Muller, hay dos acercamientos al valor: el que el sujeto otorga a un objeto en un momento determinado porque le sugiere o estimula, y el que asume en el objeto debido a la tradición (valoraciones colectivas o grupales). Para Raymond Polin, el valor es una creación que se refiere al futuro, incluso cuando es verbalizado desaparece. En contraposición, los absolutistas, como Hubert, sostendrán que las cosas tienen su valor con independencia de quien las percibe.

D) El realismo de los valores

Guillermo Stern considera tres tipos de valores: los intrínsecos o propios (el valor que tienen las personas por el hecho de serlo), los extrínsecos (o instrumentales) y los irradiados, referenciales o simbólicos (como la religión, la salud...) René Le Senne considera a Dios como el valor supremo, mientras que los más importantes son la verdad, el amor y la moral. El valor no es cognoscible sino vivible y perseguible. Louis Lavelle define el valor como lo que hace que las cosas merezcan existir y se enlaza con los subjetivistas al indicar que el valor está en la relación sujetoobjeto. Su jerarquía de valores consiste en los fisiológicos (del cuerpo), económicos (de la subsistencia), afectivos, intelectuales y los religiosos o espirituales.

B) La escuela neokantiana del valor

(23) En el pensamiento kantiano y neokantiano existen tres regiones fundamentales: la de los seres reales (hechos existentes); la civilización (fruto de la acción humana) y la de los valores (normas de valor absoluto). Al constituir una región independiente, los valores son eternos, no dependen de la realidad y, por tanto, de las personas. En este hilo, Rickert distingue tres tipos de valores: la verdad (bienes de futuro), la belleza o la felicidad (bienes del presente) y los valores religiosos (bienes eternos). Munsterberg distingue entre los valores vitales (relativos a la vida) y los culturales (a la cultura).

C2. Aportaciones sociológicoantropológicas

En la década de los 50 se inició una sensible actividad de estudios sociológicos y antropológicos sobre valores, pero sin un marco teórico claro ni una base empírica sólida. Duffy denuncia la ausencia de un tratamiento serio por parte de los soció-

1

logos y su intervención tiene eco. En 1976, Hawley insta a un estudio sobre el estado de la cuestión. Talcott Parsons planteó que la actividad humana está sujeta a continuos dilemas, ante los que las personas han de escoger. Son de cinco tipos: (1) afectividadcontrol {dar rienda suelta a los sentimientos y apetitos o controlarlos]; (2) universalismoparticularismo {utilizar criterios generales o normas específicas}; (3) ser-obrar {juzgar a los demás por lo que son o por lo que hacen}; (4) globalismo-especificidad {concibe a las personas íntegramente o reducidas a un aspecto}; (5) egocentrismocolectividad. Para Vogt y Roberts, los valores operan como causas eficientes de la conducta humana. Son adimensionales y carentes de intensidad: o están o no están. Para Williams los valores contienen elementos cognitivos y afectivos y sirven de criterio para la selección de acciones. Ordinariamente son utilizados en dos sentidos: el valor específico de un objeto y el criterio que se utiliza para realizar valoraciones. Es este segundo significado el que debe interesar a la sociología, que lo abordará empíricamente. Para medir valores, Williams sugiere varias técnicas: la interrogación, la selección, la observación o el análisis de contenido de materiales verbales. Para los valores sociales, es útil observar qué conductas son castigadas y cuáles premiadas. Existe una multiplicidad de valores para individuos y sociedades (valores interrelacionados) que dan lugar a conflictos, ante los que hay que aprender y que generan cambios de valores. Para Ethel Albert, los valores se organizan en sistemas. Los sistemas de valores no son conductas sino criterios para evaluar las conductas y para guiarlas mediante juicios de conveniencia o prohibición. Parar Rocher, los valores son una manera de ser o de hacer que responde a ideales y que genera estima o deseo. Es un ideal al que aspirar y cuenta con conductas ejemplificantes. (37) Para Duffy, los valores son criterios aprendidos que nos predisponen a actuar como lo hacemos. Estos no necesariamente mantienen relaciones con las creencias que se mencionan como respuesta a cuestiones directas; tampoco son idénticos a los ideales o normas de una cultura, las metas por las que alguien lucha, los juicios morales que hacemos respecto al comportamiento de los demás, ni a los objetos que

deseamos. Los valores surgen de los entrelazados sistemas de creencias, afectivos y cognitivos; las actitudes serían la parte más superficial o manifestaciones más específicas de tales valores subyacentes. Los valores son patrones de conducta condicionadas que permiten una predicción futura. Para Duffy, la formación de valores a nivel individual es similar a la formación de ideologías a nivel grupal. Valores e ideologías interactúan entre sí y moldean la forma de percibir y de valorar las cosas y los hechos. Para Srivastara, los valores son principios de la conducta, utilizados como estándares de valoración, generalizados para una comunidad, mediante el que los miembros de ésta adquieren un compromiso emocionalmente positivo para juzgar metas y actos. En el campo de la antropología, Florence Kluckhohn definió valor como una concepción implícita o explícita, de individuos o grupos que afecta a lo deseable y que justifica la selección de modos de obrar, todo ello bajo el influjo de cada cultura. Señaló la presencia de orientaciones hacia valores de las sociedades, especialmente las más diferenciadas. Estas orientaciones se traducen en tendencias conductuales. El análisis parte básicamente del esquema: si los individuos de una sociedad prefieren unas soluciones a otras para afrontar los problemas, es que estas preferencias obedecen a valores de la comunidad. Por ejemplo, Kluckhohn y Strodbeck clasificaron los problemas fundamentales de la existencia humana (como la relación del hombre con la naturaleza) y sus soluciones posibles (como sumisión, armonía o control). Las orientaciones de valores se concretan a partir de tres componentes: afectivo, cognitivo y directivo. Parar Catton, los valores son estándares con cierta permanencia temporal que indican la intensidad de deseo que una persona siente para realizar determinadas acciones. Belshaw distingue tres tipos de valores: los ideales, los imperativos sociales y las preferencias individuales.

C3. Los valores en la ciencia psicológica

La psicología ha debatido sobre sí tiene competencias o si debe implicar esfuerzo en la investigación en valores. Su obsesión por demostrarse ciencia basada en hechos, la llevó en sus orígenes a cen-

2

trarse en la conducta observable y abandonar todo aspectos "interno" como los valores. Pero afortunadamente a partir de la década de los 60 y con el auge del paradigma cognitivista, la psicología toma con fuerza este campo de investigación. Antes, en 1928, Spranger utiliza los valores para explicar la conducta y establece una clasificación de tipos de personas: teorética (búsqueda de la verdad y el conocimiento), económica (desprecia lo no práctico, lo que no lleva a la satisfacción de necesidades), estética (su interés se centra en los aspectos artísticos y estéticos de la vida), social (las personas son fines en sí mismas, es altruista), política (persona social que sustituye el criterio del amor por el de poder), religiosa (búsqueda de un significado último a la existencia). A raíz del trabajo de Spranger, la psicología elaboró trabajos empíricos, incluyendo cuestionarios y análisis de los factores subyacentes, que generaron cierta evidencia de la teoría de Spranger al mismo tiempo que mostraban puntos claramente débiles. Barton define el valor como una disposición general estable que implica preferencia (individual, aunque en relación con los iguales y el resto de la comunidad) o sentido de la obligación (más derivada de las normas sociales). Barton distingue entre valores generales (estables y que subyacen a las conductas del sujeto) y valores específicos más ligados a actitudes, sujetos a cambios. Valores preferenciales y valores normativos pueden no coincidir en la dirección de la conducta, por lo que surgen conflictos de valores. Barry Mc Laughlin realiza un excelente trabajo de revisión sobre las concepciones teóricas y los trabajos empíricos sobre valores en 1965, señalando las convergencias y las divergencias. Se asume que los valores tienen tres componentes: afectivo, conativo y cognitivo, que pueden ser explícitos (conocidos) e implícitos (inferibles por investigación) y varían a lo largo de diversos continuos (deseo, intención, norma...) Distingue también entre valores concebidos (intencionales, explícitos, aceptados, interiorizados...) y operativos (situacionales, específicos...). Estos últimos son pseudo-valores: no se interiorizan, sino que se adoptan para conseguir refuerzo de la comunidad. Jones y Gerard definen el valor como todo aquello por lo que el individuo lucha voluntariamente. Son cogniciones asociadas a emociones.

Begtson considera dos dimensiones para los valores: "expansiónrestricción" y "egoísmo-colectivismo", que no sólo sirven para comprender qué hacen los sujetos, sino también cómo lo hacen. Para Pelechano, los valores son recursos de la sociedad para controlar a sus miembros o para garantizar la supervivencia del grupo. Para Seoane, los valores son proyectos que se desarrollan en un marco de identidad. Pero ningún investigador ha sido más influyente en el campo psicológico de los valores como Milton Rokeach, que definió valor como "una creencia duradera donde un modo de conducta o estado último de existencia es personal y socialmente preferible a su opuesto o inverso" (59). Realiza una clasificación exitosa, se implica en el proceso de medida de los valores y distingue el concepto de valor de otros conceptos afines.

C4. El modelo de valores de Rokeach

A) La naturaleza de los valores humanos según Rokeach

Las personas tienen un número relativamente pequeño de valores, que comparten con otras personas (aunque difieren en el grado) y que organizan en un sistema de valores. Obedecen a la cultura, la sociedad y la personalidad y subyacen a todo fenómeno digno de estudio para las ciencias sociales, generando actitudes y conductas. Las creencias pueden ser más duraderas (centrales) o menos (periféricas), y pueden clasificarse en tres tipos: descriptivas, evaluativas o prescriptivas. Los valores son creencias prescriptivas duraderas. Y cuantas más conexiones tenga una creencia con el resto de la estructura de creencias, más importancia tendrá, lo que ocurre cuanto más relacionada esté con la existencia y la identidad. Los valores son estables porque se aprenden como absolutos e independientes entre sí, desde la infancia, aunque el proceso no termina nunca, gracias a la interacción social. Los valores pueden terminales (relativos a la existencia) o instrumentales (relativos a la conducta). Los primeros son más estables y fiables que los segundos. En el caso de los valores terminales o finales, se pueden distinguir los intrapersonales

3

(atañen al individuo) y los interpersonales (se refieren a la vida en común). Los valores instrumentales pueden ser morales (conectados con los interpersonales, que generan sentimientos de culpabilidad) o de competencia (conectados con los intrapersonales). Los valores son motivantes. Nos permiten presentarnos ante los demás, generar autoestima, valorar o juzgar, compararnos con los congéneres, posicionarnos ante hechos, ideologías, religiones, etc., nos ayudan a estructurar lo que nos rodea, etc. Actitudes y valores se adquieren mediante la socialización.

B) Medida de valores

Para medir valores se puede acudir a varias estrategias: (1) inferencia a partir de la observación de la conducta, procedimiento que tiene el inconveniente de la subjetividad de los observadores, además de que los valores son difíciles de identificar; (2) interrogar a las personas sobre sus valores, si bien hay problemas de autoconocimiento [Y: y de deseabilidad social]; y (3) suministrar una lista de valor y pedir a los sujetos que los ordenen. Éste es el método utilizado por Rokeach a partir de un cuestionario formado por dos listas: 18 valores terminales y 18 instrumentales. El cuestionario de Rokeach ha sido objeto de múltiples investigaciones y aún hoy sigue siendo el instrumento que goza de mayor aceptación, con una abundante base empírica. Por lo general se han encontrado menos problemas con la lista terminal que con la instrumental, si bien en ambas surgen dudas sobre su validez intercultural, semántica y de estructura profunda, siguiendo a Chomsky.

de los valores es mantener y ensalzar la concepción total de uno mismo. Más hacia la periferia está el sistema de valores terminales, el sistema de valores instrumentales, el sistema de actitudes, actitudes, cogniciones acerca de la propia conducta, cogniciones acerca de las actitudes de otros significativos, cogniciones acerca de valores y necesidades de otros significativos, cogniciones acerca de la conducta de otros significativos y cogniciones acerca de la conducta de objetos no sociales. Entre los diferentes elementos, tomados de dos en dos, pueden establecerse 45 contradicciones más las 10 de un elemento consigo mismo (55 en total). Los cambios cognitivos tienen lugar cuando la persona es consciente de una contradicción, especialmente cuanto más central sea ésta. La categoría de contradicción depende del sujeto y, en la medida en que sea más central, genera más tensión que se llama "insatisfacción", un disgusto consigo mismo que surge principalmente de la moralidad y la competencia, dirigidos hacia la bondad y el éxito, respectivamente. El cambio tendrá lugar afectando a la cognición más periférica. [Y: tal vez sea necesario añadir un criterio diferencial: la intensidad. Ocurre que si el cambio siempre es hacia la periferia no habrá nunca cambio del autoconcepto central, salvo algún caso de conflicto consigo mismo. Pero si incluimos "intensidad diferencial", esto puede solucionarse: se tiende a modificar el elemento más periférico y el que ha sufrido un ataque más intenso (aunque sea muy central). Si la intensidad es mayor en un nivel más central, puede que el cambio tenga lugar ahí. Tal vez pueda formalizarse mediante una estrategia de decisión multicriterio.

C) La problemática del cambio de valores

En el modelo de Rokeach podemos imaginar una esfera cognitiva donde los elementos son tanto más estables cuanto más céntricos. En el epicentro se encuentra la auto-concepción formada por todas las cogniciones conscientes e inconscientes sobre uno mismo. Los autoconceptos, a diferencia de los valores o las actitudes, se activan en cualquier situación, están más interconectados. Tanto es así que la función principal

D) El modelo de ideología política en Rokeach

Hasta Rokeach, era habitual interpretar las ideologías dentro de un mismo continuo de liberalismo-conservadurismo, liberalismo-radicalismo o izquierdaderecha. Rokeach criticó esta dualidad simplista y mantuvo que la clasificación debía considerar más de una dimensión. Para averiguarlo, Rokeach parte de la hipótesis de que las determinadas ideologías se asientan en determinados valores que permiten justificar las posturas ideológicas, asentadas en relaciones de poder. Éste se reparte de una forma desigual, de manera

4

que los grupos privilegiados (en términos de poder) y sus simpatizantes defienden ideologías que mantienen el estatus quo, mientras que los grupos excluidos defienden ideologías de reparto equitativo. En definitiva, Rokeach consideraba que este discurso apunta a dos valores terminales: libertad e igualdad. Así, se podrían clasificar a las ideologías en un sistema de dos dimensiones según muestra la siguiente figura. Rokeach consideró las ideologías principales a la hora de construir el cuadrante:

alta igualdad

E) Valores organizacionales

(93) Parece existir un consenso razonable entre sociólogos y psicólogos acerca de que la propiedad más distintiva o característica de una institución social son sus valores. Bronowski indicaba que los valores tienen una función doble: la de facilitar la relación del individuo con la sociedad y la de liberarlo de ella al ser portador de unos valores que lo hacen único. En este hilo de pensamiento, Rokeach se plantea si su modelo sirve para clasificar a los individuos en una escala polar de individual (o psicológico) ­ social (o sociológico). Todas las instituciones sociales están comprometidas en la regulación del comportamiento humano. Pero su compromiso es específico, es decir, no pretende un control exhaustivo de todos los valores. Así que hay cierto reparto de competencias entre instituciones aunque también mucho solapamiento. De esta forma se podría pensar que la adquisición de valores por parte de los individuos surge de la lucha entre instituciones sociales, con lo que las más poderosas tendrán más capacidad de influir en los valores de los individuos. Para investigar los valores institucionales, Rokeach plantea el análisis de los documentos de la institución, de los valores de sus miembros y de quienes quieren serlo y los valores que los miembros perciben en la asociación. Si bien cada método por separado es insuficiente, juntos constituyen una poderosa herramienta de análisis que permite, a su vez, registrar la evolución o cambio de valores en una institución y su relación con los valores de sus miembros. Rokeach se planteó también las posibles relaciones de los miembros con su asociación en términos de influencia. Mediante sus métodos de identificación de valores institucionales podía estudiar, por ejemplo, en grado en que el miembro coincidía o no con los valores de su organización. Mediante la investigación de su grado de implicación en las actividades de la organización y el grado en que le confería importancia, podía inferir la intensidad de influencia que la organización podía estar ejerciendo sobre el individuo. [Y: una técnica de investigación en este campo sería estudiar qué decisiones adoptó la organización ante determinadas situaciones; idealizar o abstraer la estructura de esas decisiones; concretarlas en situaciones diferentes mediante las que los individuos de la organización no reconozcan las deci-

COMUNISMO

baja libertad

SOCIALISMO

alta libertad

FASCISMO

CAPITALISMO

baja igualdad

Para validar este modelo, Rokeach realizó un análisis de contenido del discurso de políticos e intelectuales, adscritos con claridad a alguna de estas ideologías: fascismo (Hitler), comunismo (Lenin), capitalismo (Goldwater) y socialismo (Bottomore, From, Madow, Norman Thomas y Titmuse). Tanto su investigación como otras posteriores confirmaron esta clasificación en mayor o menor grado, especialmente a lo tocante a los valores terminales. Las diferentes ideologías implican diferentes ordenaciones de los valores y en éstas se encontraban posiciones claramente diferentes para "igualdad" y "libertad" en consonantes con el modelo. Rokeach estudió también la importancia de esos dos valores en personas con un marcado activismo político, y observó igualmente una clara relación con las ideologías, en el sentido propuesto por su modelo, mostrando que los valores de los individuos y de las ideologías con las que se identifican, tienen relación ente sí. No obstante, no entró en el sentido de esta relación (¿los individuos buscan ideologías acordes con sus valores? ¿son las ideologías las que forman los valores de los individuos?).

5

siones históricas; y preguntar a los miembros por las decisiones que optarían a título personal y por las que consideran que optaría su organización]

Valores terminales de Rokeach

1. Felicidad (satisfacción) 2. Autorrespeto (autoestima) 3. Tiempo libre (una vida agradable y pausada) 4. Salvación (sentirse salvado en la vida eterna) 5. Seguridad familiar (cuidado a los seres queridos) 6. Satisfacción con la tarea realizada (sentimiento de que mi tarea es útil) 7. Una vida confortable (una vida próspera) 8. Amistad verdadera (relaciones comunicativas) 9. Armonía interna (libre de conflictos internos) 10. Madurez (una comprensión madura de la vida) 11. Un mundo en paz (libre de guerras y conflictos) 12. Igualdad (hermandad, igualdad de oportunidades) 13. Reconocimiento social (respecto, admiración) 14. Amor maduro (intimidad sexual y emocional) 15. Seguridad nacional (protección de los ataques) 16. Un mundo de belleza (belleza natural y artística) 17. Libertad (independencia. libre elección) 18. Una vida excitante (una vida activa, estimulante.

Valores instrumentales de Rokeach

1. Valiente (defender las propias ideas) 2. Educado (correcto, de buenas maneras) 3. Intelectual (inteligente, reflexivo) 4. Honrado (sincero, verdadero) 5. Obediente (deferente, respetuoso) 6. Lógico (consciente, racional) 7. Imaginativo (atrevido, creativo) 8. Capaz (competente, afectivo) 9. Alegre (de corazón abierto, gozoso) 10. Autocontrolado (discreto, autodisciplinado) 11. Capaz de perdonar (dispuesto a perdonar a otros) 12. Capaz de amar (afectivo, tierno) 13. Responsable (fiable, digno de confianza) 14. Independiente (confianza en sí mismo, autosuficiente) 15. Limpio (aseado, ordenado) 16. Ambicioso (buen trabajador, con aspiraciones) 17. Liberal (abierto de mente) 18. Servicial (trabaja por el bienestar ajeno)

6

Information

6 pages

Find more like this

Report File (DMCA)

Our content is added by our users. We aim to remove reported files within 1 working day. Please use this link to notify us:

Report this file as copyright or inappropriate

561651