Read Microsoft Word - PonNorogachi6.doc text version

NIJE RARAMURI JU, YO SOY MESTIZO

NOROGACHI: IDENTIDADES EN CONFLICTO

POR ANA HILDA VERA PEREZ ENAH ETNOHISTORIA JOSE FRANCISCO LARA PADILLA ENAH ETNOLOGÍA

NIJE RARAMURI JU, YO SOY MESTIZO Norogachi: Identidades en Conflicto

...identidad, en cuanto autoidentificación, autorreconocimiento y autoadscripción, siempre se confronta digamos que de manera dialéctica con la heteroidentificación, el heterorreconocimiento y la heteroadscripció de ahí que se produzcan inevitables desfases o equilibrios inestables entre los polos contrapuestos (Giménez, 1993: 25)

Ubicación geográfica.

En el norte de la República Mexicana se encuentra ubicado el estado de Chihuahua. Al suroeste de dicha entidad federativa se localiza la Sierra Tarahumara. Es una región llena de contrastes, no sólo por su topografía agreste y variada, sino por sus habitantes. La Sierra Tarahumara está asentada en un conjunto de cadenas montañosas dela Sierra Madre Occidental, entre los 26 y 30° de latitud norte, y los 106 y 109° de longitud oeste. Es un área muy extensa, ya que tiene más de 50 mil kilómetros cuadrados, comprendidos en 18 municipios del estado de Chihuahua. Su conformación topográfica se explica a partir de diversos repliegues de la corteza terrestre, provocados por fuertes movimientos tectónicos generados en la era paleozoica y fundamentalmente en el período cenozoico. Posteriormente, la zona sufrió fuertes erupciones volcánicas que transformaron el relieve original, depositando en la corteza rocas y materiales que se hallaban en el interior de la tierra (Toba blanda), los cuales fueron lentamente erosionados por los vientos y las corrientes pluviales, hasta formar las grandes barrancas de la tarahumara. Las contrastantes altitudes registradas en la Sierra Tarahumara se manifiestan en la diversidad de sus climas. Fluctúan entre los 500 msnm en el área de barrancas, los 2000 msnm, en la zona de cumbres, y hasta 3700 msnm en Mohinora, altitud esta última, considerada como punto extremo en la montaña. Desde las fallas geológicas de la tarahumara se conforman varios afluentes fluviales que desembocan, tanto en el Atlántico como en el Pacífico. A través de las barrancas que vierten sus ríos hacia el Pacífico, penetran corrientes de

aire marítimo tropical, las cuales provocan un clima tropical seco con un promedio de 600 mm. anuales de precipitación pluvial, y 25° C de temperatura media anual, cuyos extremos son: de 45° C a la sombra, en los meses de julio y agosto; y el desliz del termómetro hasta los 0° C , inclusive inferior, en la zona de montaña, durante el invierno. Dicho clima extremoso es una de las causas de conductas de movilidad en la población tarahumara, lo cual ha ocasionado en algunos casos que posean hasta más de dos casas en diferentes lugares, dependiendo de la época y de las inclemencias del tiempo. En algún momento fue común que se protegieran en cuevas durante el invierno, sin embargo, a partir de que se han ido estableciendo los poblados, esta costumbre tiende a desaparecer, aún así, hay personas que conservan estos hábitos.

Antecedentes Históricos

La etnia más importante que habita actualmente en la Sierra Tarahumara, tanto por el número de individuos adscritos (Aproximadamente 90,000)1, como por el acervo cultural que los caracteriza, es la de los Rarámuri. Fue en los albores del siglo XVII cuando los españoles incursionaron por primera vez en la Sierra Tarahumara. Los mineros, con afanes económicos, por el lado de Chínipas y el padre jesuita Joan Font, por el área de Balleza, con objetivos religiosos. Desde ese momento, el proceso de evangelización emprendido por los jesuitas implicó fundar misiones, con la finalidad de aglutinar a los rarámuri en un solo lugar, en virtud de que éstos se encontraban dispersos en la sierra. Producto de esta reordenación social son los asentamientos tarahumaras que se conforman como un conjunto de rancherías2 que tienen como eje un centro ceremonial o "pueblo". Dichos asentamientos tienen distintas condiciones de desarrollo sociocultural, las cuales van desde las comunidades gentiles, en las porciones más aisladas de las montañas, hasta los tarahumaras casi occidentales que se asientan en pueblos urbanos tales como Guachochi3. A partir de la época posrevolucionaria se implementaron estrategias de reorganización agraria, las cuales empezaron a reconfigurar los valores simbólicos del territorio tarahumar. El bosque, ámbito tradicionalmente sagrado, comienza a ser considerado, además, una fuente de explotación con pretensiones comerciales.

Norogachi:

La comunidad donde se realizaron las observaciones que presentamos en este trabajo, se denomina Norogachi, que significa lugar de cerros redondos.

75, 534 hablantes de 5 años y más y 16, 852 menores de cinco años con un tutor tarahumar, según el Censo General de Población y Vivienda del año 2000. 2 La unidad habitacional mínima en la que se organizan los asentamientos familiares tarahumaras, se denomina Rancho. La asociación de varios Ranchos, conforma una Ranchería. 3 Lugar de garzas.

1

Norogachi pertenece al Municipio de Guachochi, el cual, está ubicado en la parte suroccidental del Estado de Chihuahua. La población de Norogachi está compuesta por los chabochi (mestizos) y rarámuri (tarahumaras). Actualmente los mestizos están asentados principalmente en el poblado de Norogachi y los rarámuri se encuentran distribuidos, algunos en el pueblo y, preponderantemente en los alrededores del mismo; constituyendo éstos la mayoría de la población. Desde su fundación, Norogachi ha sido considerado un bastión religioso significativo para el proyecto evangelizador católico. Hasta la fecha, la gran mayoría de su población se asume como católica, rechazando abiertamente la presencia de asociaciones religiosas distintas. Dentro del proyecto evangelizatorio católico, es destacable la participación de la Compañía de Jesús. A partir de las estrategias propias de la Orden, los ropas negras4 lograron adaptar y transformar la vida cotidiana de los rarámuri, induciéndolos a asimilar los principios doctrinarios católicos. Es así, como a través del sacramento del bautismo, se inició la primera etapa formal-ritual de evangelización rarámuri; dividiendo a la población en dos grandes rubros: pagótames5 (quienes han sido bautizados) y gentiles o cimarroni (no bautizados). No obstante lo anterior, los valores, instituciones fundamentales, así como las formas de producción y reproducción de la sociedad rarámuri, se preservan en su esencia, hasta la fecha. (Velasco:1987:29)

Fiestas religiosas de Norogachi.

Con respecto a la práctica y ejercicio de la ritualidad católica, el rarámuri asume muchas de las fiestas calendarizadas, reinterpretándolas dentro de su cultura. Uno de los grandes logros de la evangelización católica es haber sincronizado la ritualidad y doctrina católica con los ciclos agrícolas. Las fiestas más importantes en el poblado de Norogachi son: 12 de octubre, día de la Virgen del Pilar, quien es la "patrona" del pueblo; 12 de diciembre día de Guarupa (Guadalupe); Navidad; 6 de enero, día de Reyes; 2 de febrero, día de la Candelaria; y, Semana Santa, la fiesta más importante. Los rarámuri han asimilado el rito católico, haciéndolo suyo y representándolo a través de sus más ancestrales tradiciones, las mismas que permiten que una cultura persista (Buenrostro:1998:7), tales como el baile, la pintura del cuerpo, la cromaticidad y la indumentaria, entre otros.

4 5

Término que se usaba para nominar a los jesuitas. Palabra rarámuri que en castellano significa " los que son mojados".

Planteamiento del Problema.

Hace más de 400 años que los españoles penetraron en la Sierra Tarahumara. La independencia de la corona española inicio en 1810, concluyendo en el año de 1821. Uno de los principales objetivos de la Revolución Mexicana de 1910 fue el de consolidar la figura de la Nación incluyente, la cual contemplaba la homogenización cultural de la Sociedad Nacional. La construcción de conceptos tales como Mexicano o Mexicanidad, a cargo del gobierno federal, ha implicado procesos de aculturación sistemáticos, en los cuales, la castellanización de la población y el desconocimiento de las variantes dialectales nativas continúan siendo estrategias fundamentales. A pesar de que el proceso de mexicanización de la sociedad ha sido largo y complicado y, no obstante que en la Constitución Política del país se reconocen derechos formales a las comunidades étnicas, en la Sierra Tarahumara todavía podemos ver la separación y desconfianza que existe entre rarámuri y mestizos. Una historia y un territorio los unen, sin embargo, pareciera que la convivencia cotidiana, por momentos tiende más a ahondar diferencias que a limar asperezas. La configuración de los rasgos identitarios, tanto de mestizos como de los raramuri, se ha ido perfilando y definiendo, cada una, con un afán unívoco de persistencia cultural (Buenrostro:1998:7). La convivencia pluriétnica se explica muchas veces a partir de la perspectiva de las relaciones de clase, económicas y de poder, dentro de un escenario globalizante y de mercado. Esta investigación pretende indagar sobre los encuentros y los desencuentros identitarios que se están generando en el poblado de Norogachi. La liminaridad interétnica en la que convergen indígenas rarámuri y mestizos, implica procesos recíprocos de aculturación, donde los préstamos culturales mutuos son la constante. El análisis antropológico requiere una valoración holística del contexto cultural dentro del cual se desarrollan las relaciones étnicas. A pesar de que infinidad de investigadores han realizado estudios acerca de los rarámuri, la problemática mestiza no se ha tratado a profundidad. Después de 400 años de presencia chabochi en la sierra, es importante para nosotros tratar a los dos grupos como un todo y no como dos bloques independientes, sin soslayar que cada uno tenga características particulares. Es menester resaltar que uno de los primeros objetivos que tenemos, es bosquejar las características identitarias de ambos grupos étnicos, con el fin de describir la problemática social que se está generando al interior de la comunidad de Norogachi; la cual, se articula desde distintos ámbitos cotidianos de interacción, ya sea escolar, económico, religioso y político.

Existe abundante bibliografía del concepto de identidad, sin embargo, por la brevedad del tiempo, sólo vamos a abordar algunos que a nuestro juicio condensan sus rasgos esenciales. Consideramos que la identidad no es un acepción estática que perdura indefinidamente, sino que, de modo contrario, de acuerdo con Alberto Melucci, la identidad se construye y reconstruye a sí misma de forma permanente: tiene movimiento, se adapta a las circunstancias sociales, a los cambios (Melucci:1996). Según Erikson, la identidad implica reconocimiento e identificación a través de la noción individual y de grupo. Se genera a partir de una serie de oposiciones y contrastes (Cardoso:1996:6). Para Barth, la identidad es un tipo organizacional que comparte valores fundamentales y formas culturales que se reconocen con respecto a otros, a través de la autoadscripción o la adscripción que hacen los otros.(Cardoso: 1996:2) Es identificación y diferenciación. Afán de persistencia (Buenrostro: 1998: 6) El ámbito donde los sujetos se construyen, siendo coherentes para sí, según Eduardo Gotés. Roberto Cardoso en su libro Identidad, Etnia y Estructura Social, alude al tipo de relación interétnica desarrollada entre poblaciones que se originaron a partir de los indígenas locales y los conquistadores europeos; lo cual, implica la admisión tácita de una jerarquía. Dentro de ese contexto, las relaciones interétnicas producen varios modelos de identificación, ya sea al admitir cierto tipo de ideas y costumbres que nos asocien con la población indígena, o al negarlas para parecer "civilizado", admitiendo características del otro grupo en cuestión (Cardoso: 1996:15).

Desarrollo del Problema.

I.- A continuación relacionamos lo que a nuestro juicio son las característica principales de las identidades rarámuri y mestiza en el poblado de Norogachi. Identidades: Rarámuri: Bebe tesgüino6 (se bebe como parte de su ritualidad). Tiene cabras. Baila matachín y pascol. Habla rarámuri. Se asume como pagótame (bautizado).

6

Cerveza obtenida a partir de la fermentación del maíz.

Reconoce autoridades y leyes propias. Su cosmología lo vincula estrechamente con la naturaleza. Siembra maíz y frijol. Chabochi o mestizo: Bebe tesgüino ocasionalmente, sin ninguna ritualidad propia. Tiene cabras. Se adscribe a la Sociedad Nacional. Habla castellano. Se asume católico. Siembra maíz y frijol. Apegado a las Leyes nacionales. Plenamente integrado a la modernidad, incluidas sus actividades comerciales. Como podemos ver son muchas las coincidencias que se identidades. Destacamos como diferencias significativas rarámuri y su estrecha vinculación con la naturaleza, en adscripción y apego de los mestizos a los esquemas y Sociedad Nacional. dan entre ambas a la cosmología oposición con la directrices de la

Sirva el siguiente ejemplo de cómo se aplica la ley, para ilustrar un contraste cultural entre rarámuri y mestizos. En el supuesto caso de que un rarámuri cometa el delito de homicidio: Las Leyes raramuri contemplan: El delincuente está obligado a mantener a la familia directa de la víctima, aún cuando se encuentre en prisión. Las Leyes nacionales contemplan: El delincuente será puesto en prisión. II.- Posteriormente expondremos algunos de los rasgos importantes de la problemática que se detecta dentro del ámbito educativo, económico, religioso y político. A).- Educación. Uno de los problemas más representativos que percibimos es el concerniente a la educación y a la forma excluyente en que ésta se imparte. Hay dos internados religiosos dentro de la comunidad, uno a cargo de los Hermanos Maristas y otro coordinado por las Madres Siervas. Estos internados, en algún momento fueron para niños rarámuri y mestizos, indistintamente. Ahora, sólo atienden a menores rarámuri. El argumento de los religiosos para hacer excluyente la educación, es que "los mestizos se comían a los niños rarámuri", según nos comentó el padre jesuita Ramón

Mijares, quien estuvo a cargo de la parroquia de Norogachi hasta el año de 1995. En el poblado también hay una escuela primaria federal. La educación que se imparte en ambas escuelas es muy diferente. La que está a cargo de religiosos es más esmerada. Se imparten además de las materias obligatorias, clases de canto, música, así como catecismo católico. Por su parte, la escuela primaria federal sólo tiene las clases reglamentadas por la Secretaría de Educación Pública. La diferencia de educación y la exclusión que se hace a los alumnos mestizos provoca gran deserción para la etapa de secundaria; lo cual se ha convertido en un problema grave, que ha implicado la contratación de investigadores, por parte del gobierno del estado, para diagnosticar las causas del problema y sus posibles soluciones. Algunas de las conjeturas que se dan acerca de porqué los niños rarámuri egresados de los albergues misioneros no se inscriben en la escuela secundaria del poblado, es que no tienen expectativas prácticas, ya sean laborales o académicas, por las que les sea necesario continuar con estudios superiores. Nosotros agregaríamos que el hecho de que los rarámuri estén sobreprotegidos dentro de un ámbito escolar excluyente propicia un temor hacia la educación superior, en donde compartirían espacios con los chabochi (esos individuos que "se los comen"). El estar en internados exclusivos para rarámuri, impide a los niños indígenas relacionarse de forma armónica con los mestizos, generándoles un problema de adaptación en la vida cotidiana. En algún momento hubo manifestaciones de protesta por parte de los chaboch,i por la preferencia de los religiosos a dar educación a la población rarámuri; siendo que el poblado de Norogachi es mayoritariamente mestizo.

B).- Religión En el poblado de Norogachi la gran mayoría de sus habitantes se adscriben formalmente a la religión católica. Nuestra visita a Norogachi durante la temporada de Semana Santa, nos permitió observar que la participación del mestizo en las festividades es prácticamente nula. La organización logística de los eventos que conforman la ritualidad religiosa, corre a cargo de las autoridades rarámuri, encabezadas por su siríame (gobernador), en coordinación con las autoridades religiosas diocesanas católicas, previa invitación de los rarámuri. Los chabochi, a pesar de su adscripción católica, poco participan en los actos litúrgicos, misas dominicales y catequesis. Por otro lado, la Iglesia no ha implementado cruzadas evangelizadoras hacia los mestizos, a pesar de la poca participación que éstos tienen dentro de las ritualidades y actividades litúrgicas. Durante las festividades de Semana Santa, la presencia mestiza se limita exclusivamente a la prestación de servicios, por ejemplo, venta de alimentos y bebidas, así como renta de hospedaje.

C).- Economía.La economía de Norogachi es muy activa. Existen varias tiendas de abarrotes de distintas dimensiones. La mayoría son propiedad de los chabochi. Hay una tienda de la Conasupo7, que está a cargo de un matrimonio mestizo-rarámuri. En algunas de estas tiendas también se ofrece servicio de comida para los visitantes. Destaca una, en cuya pared se anuncia en español y en inglés que se sirve comida casera, dejando fuera la lengua rarámuri. Las tiendas podrían clasificarse en dos rubros. En el primero encontamos a las más tradicionales, las de dimensiones pequeñas, las "tiendas de abarrotes". En ellas se comercializan principalmente refrescos, latas diversas, harina, manteca, etcétera; otras, que bien podrían ser pequeños supermercados, donde la comercialización es tan variada que abarca desde artículos de plomería, jarciería, abarrotes, ropa, zapatos y sombreros, entre otros. La explotación agrícola de Norogachi ha sufrido algunas transformaciones circunstanciales, producto de dos factores importantes: la migración y la mecanización agrícola. Algún sector de la población joven, principalmente chabochi, tiende a migrar hacia Creel, Chihuahua y Estados Unidos de Norteamérica, quedando sus tierras, en el mejor de los casos, encomendadas a los familiares cercanos o simplemente abandonadas con la expectativa de que alguien se interese en comprarlas. Por lo que respecta a la mecanización agrícola, es perceptible ver tractores y maquinaria. Un dato importante es que la actividad ganadera vacuna, con fines comerciales, empieza a darse entre los mestizos de Norogachi. La comunidad rarámuri, usualmente ha utilizado al ganado caprino para su autoconsumo o trueque, en caso de ser necesario. Una de las actividades tradicionales ejercida por los mestizos de Norogachi, ha sido la renta de camiones para trasladar hacia los aserraderos los trozos de madera talados en el bosque. Lo cual, en algunos casos, ha propiciado para algunas familias, la conformación de un patrimonio familiar significativo. D).- Política.El ejido de Norogachi tiene una población preponderantemente rarámuri, no obstante que en el poblado del mismo nombre son los mestizos la mayoría. La historia de los comisariados ejidales señala que éstos han sido encabezados por mestizos, quienes terminan incorporándose a las viejas prácticas corporativistas del sector rural. En el año de 1989 se eligió por primera vez a un rarámuri como Presidente Seccional, el Sr. Juan Gardea. Durante tres periodos consecutivos la familia Gardea mantuvo el cargo, hasta que en el año de 1996, José Cruz Gardea fue asesinado al momento de intentar disolver una gresca entre jóvenes mestizos alcoholizados. El acontecimiento, que en apariencia fue accidental, tuvo connotaciones políticas y étnicas. El periódico

7

Comisión Nacional de Subsistencias Populares.

nacional La Jornada en su edición del 9 de julio de 1996, recogió el siguiente comentario del padre jesuita Carlos Vallejo: "Se manifiesta un racismo soterrado que puede ser muy explosivo y parece haber una revancha étnica, aunque sea inconsciente". El racismo soterrado al que alude Carlos Vallejo, se manifiesta en la vida cotidiana de Norogachi, a través de la descalificación recíproca que se da entre las dos etnias. Es común escuchar a los chabochi describir a los rarámuri como flojos, borrachos e irresponsables y, por su parte, los rarámuri señalan a los mestizos como abusivos. El asesinato del Presidente Seccional Rarámuri José Cruz Gardea, sin lugar a dudas constituye una impronta en la historia local del poblado, ya que a partir de ese momento, según entrevistas realizadas con los pobladores, se agudizó la tensión interétnica. La población mestiza de Norogachi descalifica a priori la aptitud política de los indígenas, poniendo en entredicho su autonomía al momento de postularse para contender por un cargo de representación. "Siempre habrá un chabochi manejando al indio, por eso, es bueno que ganemos", nos comenta la actual Presidenta Seccional, quien es mestiza, y cuya familia ha tenido varios cargos políticos, incluido su esposo, quien también fue Presidente Seccional.

III.- Conclusiones

Las relaciones interétnicas implican una dinámica en la que las adscripciones se reiteran y reconfiguran de manera permanente. Para el caso de Norogachi, desde una perspectiva etnográfica, pudimos detectar una paulatina polarización de la sociedad que se está reflejando en una progresiva tensión social. Resulta inexplicable atestiguar cómo en un mundo contemporáneo, en el que los procesos de globalización intentan comunicar y establecer puentes culturales, la tendencia evangelizadora católica apueste por la creación de albergues estudiantiles excluyentes y, aunque pueda incomodar el término, discriminatorios. La sobreprotección derivada del paternalismo oficial, religioso y académico ­con pretensiones modeladoras-, tiende a obstruir la convivencia interétnica. Las diferencias étnicas son sobre todo fruto de relaciones de clase, económicas y de poder, las cuales generan una amplia sensación de escepticismo y desconfianza. Las relaciones interétnicas están atravesadas por la violencia y la constante percepción de estar invadidos y explotados por los blancos, por los chabochi, protagonistas en la mayoría de los casos de despojo de tierras para en el aprovechamiento forestal, el control económico de los aserraderos y en violaciones de todo tipo. Frente a esa situación se busca la recuperación de la dignidad indígena, uno de los emblemas más palpables de la identidad rarámuri. La convivencia pluriétnica8 implicaría redefinir la noción de identidad, mediante la autoadscripción y la adscripción que hacen los otros a través de la oposición de variables interculturales, brindando la oportunidad de que la coexistencia interétnica prevalezca, y

"Los pueblos indígenas están ahí para recordarnos que nuestros valores son también relativos, sujetos al tiempo y al espacio, y para hacernos ver que la diferencia, cuando no se traduce en segregación y discriminación, encierra al menos el valor de funcionar como un límite de nuestras propias creencias y convicciones" (Millán:2004:27)

8

no, sugiriendo procesos de ghetificación y aislamiento que desarticulan los procesos configuratorios de las oposiciones adscriptivas. BIBLIOGRAFIA BUENROSTRO, Manuel, Identidad y cultura rarámuri, Tesis de maestría en Antropología Social, ENAH, México 1998 - "Identidad y persistencia rarámuri", en Noroeste de México, revista publicada por el centro INAH Sonora, Número especial en homenaje a Alejandro Figueroa "Antropología de la identidad e historia en el norte de México" (José Luis Moctezuma y María Elisa Villalpando eds.), 1999, pp. 32-41. CARDOSO DE OLIVEIRA, Roberto, Etnicidad y estructura social, CIESAS, México 1992 GIMENEZ, Gilberto - "Cambios de identidad y cambios de profesión religiosa", en BONFIL BATALLA, Guillermo (coordinador), Nuevas identidades culturales en México (CONACULTA, México 1993 -"Identidades étnicas: estado de la cuestión" en, REINA, Leticia (coordinadora) Los retos de la etnicidad en los estados-nación del siglo XXI, INI-CIESAS-PORRUA, México 2000. -Territorio, Cultura e Identidades: La región socio-cultural, texto mecanoescrito, Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, s/f. GIMENEZ, Gilberto et al., Reseñas bibliográficas, INI-Instituto de Investigaciones Sociales UNAM, 1992 MELUCCI, Alberto, Challenging codes, The Cambridge University Press, Great Britain, 1996 MILLAN, Saúl, "La etnología: una ciencia de la diversidad cultural" en La Antropología en su Lugar, CONACULTA-INAH, México, 2004 VELASCO RIVERO, Pedro De, Danzar o Morir.Ediciones CRT, México, 1987

Information

Microsoft Word - PonNorogachi6.doc

12 pages

Report File (DMCA)

Our content is added by our users. We aim to remove reported files within 1 working day. Please use this link to notify us:

Report this file as copyright or inappropriate

216447