Read CUENTOS FOLKLORICOS Hondureños text version

CUENTOS FOLKLORICOS Hondureños

Mario Ardón Mejía FEBLI

Para esta edición: Copyright 1998. Secretaría de Educación Cooperación Técnica Alemana. Proyecto Fomento de la Educación Básica en Lempira e Intibucá. (FEBLI) Secretaría de Educación, 3er piso Tel.: 238-1337 -Fax: 238-1523 E-mail: [email protected] Comayagüela, M.D.C., Honduras. Primera Edición Mayo de 1998 Impresión Litográfica Comayaguela Diagramación Mario E. Garcia Díaz Portada Acuarela de Eduardo Galeano, 1991. Diseño de Portada: Richard Pineda Reservados todos los Derechos. Impreso y Hecho en Honduras, Tegucigalpa.

INDICE

Pág.

Dedicatoria Agradecimientos Introducción Los Cuenteros, los cuentos, su Procedencia Geográfica y su procesamiento CUENTOS MARAVILLOSOS. -La Princesa y los indios. -Doña Fortuna y Don Dinero. -El Negro Mago de la Ciudad. -Un Rey y sus Tres Hijos. -La Miquita. -La Micaila. -Trompetas de Oro. -Torres de Gabilonia. -La Flor de Algaria. -El Caballo Retinto del Rey. -La Guitarrilla Encantada. -La Montaña Encantada. -Los dos hombres. -Los tres muchachos y los objetos de virtud. -El Colmenero. -El Pajarero. -El cuento de las Toronjas. CUENTOS DE ANIMALES. -El Tío Conejo con el Coyote. -El Conejo y la Playera. -El Conejo y el Cocodrilo. -Tío Conejo, el Buey y el Tigre. -La Cuta con el Conejo. -La Viejita que quería la Sandía para el Padre. -La Zorra y el Conejo. -La Amistad del Perro con el Coyote. -El Coyote Domestico. -La Zorra y las Gallinas. -El Gato y el Ratón. -La Mula, el Buey y el Tigre. -El Burro con el Tigre. -El Hombre que se profundizó en la Tierra. -El Cielo se esta cayendo. -E Tirador. -El Destino. CUENTOS DE COMPADRES -El Cuento de la Zarzaparrilla. -El Compadre envidioso y el Compadre pobre. -El Compadre pobre y el Compadre rico. -La Peña Perejilda. CUENTOS DE DIABLOS -Los Diablos que se estaban ganando una ciudad. -Viejo viejo se va Rosita. -Josember y la hijas del Diablo. -El trato de una viejita chismosa con el Diablo. -El guaro y los animales. 11 13 15 17 23 25 48 57 59 62 70 76 91 100 115 122 129 143 146 154 166 168 171 173 176 181 182 187 195 199 202 204 205 206 206 208 210 215 218 219 225 227 233 235 239 243 245 254 266 276 279

CUENTOS DE GIGANTES -Los Inditos. -Los tres hermanos y el palo. -Los tres hermanos. CUENTOS DE DUENDES -El Duende que iba en la oreja de la Mula. -El Duende de Lagunitas. CUENTOS DE JUANES -Las Maravillas de Juan Calanio. - Juan haragán. -Juan Sabelotodo. -Juan y el Padrino. -Juan Chiquito. -El cuento de Juan Escalante. CUENTOS DE DUNDOS -Una viejita que tenía un dundo. -La viejita y el dundo. -Los tres hermanos. -El Piojo. -Juan Ternera. -El hombre de las siete cargas de dinero. CUENTOS DE PICAROS -Pedro Urdimales y la muerte. -Pedro y el Gigante. -El cuento de la ollita. -Pedro Urdimales y el leñador. -El Pájaro del dulce encanto. -Quevedo y Pedro Urdimales. -Pedro y las Mulas del Rey. CUENTOS DE CURAS -El Padre chiquito. -Pulgarcito.

281 283 292 308 315 317 320 323 325 341 346 355 358 359 361 363 368 375 378 381 386 391 393 393 395 398 399 400 405 409 411 413

CUENTOS RELIGIOSOS -Cuento de San Francisco. -El Leproso. CUENTOS MITICOS -La Siguamonta

419 421 424 429 431

CUENTOS ACUMULATIVOS -La Palomita GLOSARIO 439 -Glosario de Terminos.

433 435

441

Dedicatoria A Diego, Rodrigo y Paty A los narradores y narradoras populares por supuesto

Agradecimientos

Este nuevo libro Cuentos Folklóricos Hondureños es una realidad, gracias a las múltiples aportaciones de varios narradores y narradoras populares hondureños quienes, desinteresadamente, me han permitido documentar las diferentes versiones de relatos consignadas en este volumen antológico. Reitero mi agradecimiento a Gert Flaig y a Regina Galeano, del Proyecto FEBLI, por proporcionarme todas las facilidades para la preparación y publicación del presente volumen. Mi reconocimiento especial a Julián Chaver y Lourdes Gaitán por el intenso apoyo en la primera trascripción de los materiales recopilados, a Delia Fajardo y profesor José Alejandro Arita por el cariño y dedicación con que leyeron el primer borrador de este libro. Al personal de Litográfica Comayaguela, por su dedicación en las labores de edición. Mi sincero y especial reconocimiento para mi amigo Jurgen Ricther, por los contactos realizados para conseguir que este nuevo libro sea una realidad y otra vez por poner en práctica el principio de apoyar a la gente a partir de lo que ya es, de lo que ya tiene.

Introducción

La presente muestra de cuentos folklóricos hondureños, constituye una parte significativa del material que venimos recopilando a nivel de campo desde hace más de diez años. Gracias al apoyo de GTZ ha sido posible la recopilación de más de la mitad de las muestras consignadas en el presente volumen. Este se inicia con un capítulo, elaborado desde la perspectiva de los narradores populares, acerca de! significado, función e importancia del cuento popular tradicional o folklórico. En él también se reseña brevemente la vida de los narradores populares y sus desplazamientos, con el objetivo de dar una idea de los diferentes ámbitos geográficos y culturales que han dado origen a sus

conocimientos y habilidades narrativas, las cuales, a su vez, han hecho posible la continuidad de estas manifestaciones de la cultura popular Finalmente, este primer capítulo incluye algunas consideraciones metodológicas para el procesamiento y análisis del material literario consignado. Pero no se entra en detalle debido a que este libro ya cuenta con un volumen anterior que trata exclusivamente sobre las manifestaciones del folklore literario, desde un enfoque teórico- metodológico. El segundo capítulo lo conforman trece subcapitulos, que corresponden a las trece categorías; éstas son: Cuentos Maravillosos, Cuentos de Animales, Cuentos de Compadres, Cuentos de Diablos, Cuentos de Gigantes, Cuentos de Duendes, Cuentos de Juanes, Cuentos de Dundos, Cuentos de Pícaros, Cuentos de Curas, Cuentos Religiosos, Cuentos Míticos y Cuentos Acumulativos. Los 74 relatos que han sido clasificados en estas trece categorías, fueron recopilados durante los últimos diez años, siendo este volumen el primer intento de su divulgación. Este libro concluye con un glosario de términos, definidos de acuerdo al sentido en que son usados dentro del cuerpo de los relatos. Nuestra intención al publicar esta primera muestra de cuentos folklóricos hondureños, es que los mismos puedan ser utilizados como material de base por el lector no especializado, que quiera enterarse sobre el contenido del amplio universo de nuestra literatura de tradición oral. Pero a la vez nos motiva el interés de que el mismo pueda ser visto por maestros, artistas e investigadores como un material cuyo análisis científico y aplicación en la educación y el arte contribuyan a la realización de aportes valiosos que proyecten nuestra cultura popular, y que además influyan en el desarrollo de una labor creadora que lleve consigo las raíces más profundas de la cultura de nuestros sectores populares. Los cuenteros, los cuentos, su procedencia geográfica y su procesamiento El acto de narrar cuentos populares tradicionales resulta ser un arte de especialistas. Todas las personas pueden contar, pero la habilidad de narrar es algo que se gana con la práctica y el conocimiento serio y sistemático de los contenidos y estructura de las narraciones que vienen siendo transmitidas por la tradición oral de una generación a otra de narradores. La habilidad de narrar se adquiere en la vida y siguiendo el principio básico de aprender a escuchar1 El interés por llegar a ser un buen narrador de cuentos se puede apreciar en el testimonio de don José Angel Tejada: Mi papá era contador de cuentos y, cuando' él se ponía a contar cuentos con otras gentes, yo no me dormía mientras que no terminaran el último cuento, pero mi papá amanecía contando cuentos con otro señor que todavía vive, que se llama Saúl Mercado; el papá era contador de cuentos y se los aprendió al papá ly los contaba él y yo no me perdía un cuento de esos, me los iba grabando. Ahora que yo oigo que un cuentero está contando cuentos, yo me voy agarro otro o dos que yo oigo, así me voy yendo. Yo vi un viejito que por mal apodo le decían Pedro Mico, su nombre era Pedro Castellanos, yo le pagaba para que contara cuentos. Pero con aquello que si usted me contaba un cuento ahorita y otro me decía que se lo contara, yo se lo contaba y así se me fueron grabando en la mente mía y así es que yo aprendí a contar esos cuentos. Consultado con respecto a la estructura y contenido de un buen 1 cuento en el acto de narrar, don José Angel nos manifiesta: El secreto es agarrar el principio, a medida que se va contando el cuento se va acordando de lo que sigue, cuando voy por una carretera me estoy acordando, pensando por donde tengo que pasar, uno tiene que llevar como un camino, como cuando uno va en un camino, sigue y sigue, así es el cuento, no es que va ir a hablar y hablar y no tiene una guía, lleva una guía.

1 Dice un indígena que tenemos dos oídos y una boca. por lo que, en la vida, debemos escuchar por lo menos el doble de lo que hablamos

En cuanto a la clave para aprender bien un cuento, nos manifestó: Ponerle asunto, que no platique con nadie, ponerle asunto, usted sólo está observando, escuchando, está grabando en la mente, es el secreto, no estar platicando, sólo estar allí quedito, reírse si puede, pero poner cuidado, yo así hago y yo el cuento lo capto inmediatamente. Don José Angel nos comentó que los mejores momentos y lugares para la narración de cuentos son los velorios y reuniones nocturnas que pueden darse de forma espontánea. Sobre las funciones del cuento, se refiere así: Nosotros los contamos por diversión, algunos dejan una buena enseñanza, no le digo cuáles porque son muchos, pero hay algunos que inician la historia de hoy. Otra es de que los cuentos son como un recordatorio de los tiempos que pasaron, eso creo que surgió en aquellos tiempos, en algunos sucedió y en algotros no surgió. El placer del acto de narrar y escuchar cuentos es mutuo, pues tanto disfruta el narrador como el oyente, lo cual se ilustra en el siguiente testimonio: En algunos cuentos porque tienen diversión, en algotros dependiendo de quién los cuenta. Les gusta porque el que los cuenta es gracioso y les pone chispa, entonces allí pasan el rato. Consultando a don José Angel acerca de la forma de asegurar la transmisión de la sabiduría de los narradores populares, tanto a nivel informal como en la escuela, nos expresó: Solamente contándoselos es que se puede asegurar que no se pierdan. Los 1 niños, principalmente cuando hay alguien con gracia para contarles cuentos, son como una grabadora de esas, se aprenden bien los cuentos y luego los irán modificando en la medida que

van conociendo y viviendo más la vida. Nunca he ido a contar cuentos a una escuela, pero me imagino que sería como un maestro, que da clases en una escuela, que si alguien nunca los ha oído nunca los aprende. Sí, porque yo tengo un hermano que me ha oído unos a mí y otros a sus compañeros y ya sabe bastantes cuentos también. En definitiva, ser un buen narrador es un proceso de formación, que comienza desde muy temprana edad, en la medida que la persona va pasando por diferentes procesos de socialización, de percepción, apropiación y reelaboración del contexto socio-ambiental en que va teniendo lugar la vida cotidiana. Si tomamos el ejemplo de don José Angel, al igual que los otros narradores incluidos en este libro, veremos que la sensibilidad y la riqueza de conocimientos que contribuyen a su excelencia como narradores, seguramente tienen su fundamento desde su más tierna infancia: Nosotros jugábamos con unos huesos de vaca, de unos que tienen un ensamble así, entonces veníamos y les hacíamos unos hoyitos y les poníamos yugo y por enmedio le poníamos un pedacito de palo y decíamos que andábamos jalando trozos, eran yuntas de bueyes. También con casitas, pero jugaba con mis tres hermanos, no con los de la calle porque mi mamá era delicada. Cuando

estaba más grande andaba con ondas en los montes, matando animales, ese era el oficio de nosotros con otros primos hermanos que yo tenía la historia curiosa de mi vida son mís amistades, eso es lo muy bueno que yo he tenido en mi vida, porque yo tengo amigos de alto nivel y si usted me mira, no va a creer que yo soy, que tengo amigos de plata y pobres, a mi me platican doctores, licenciados, ingenieros, bueno... de todo y me llevan a la casa y me atienden bien, no sé por qué, yo soy pobre, por eso le doy gracias al Señor que él ha sido mi felicidad. Los fracasos en los trabajos de la tierra... no tengo suerte para los cultivos, allí sí estoy acomplejado en mi vida porque me mato por gusto, pero no reniego. En los testimonios anteriores se puede apreciar con claridad el significado, función e importancia de la narrativa oral tradicional, dentro del proceso de desarrollo de la vida de los narradores populares y de los demás miembros de la sociedad en que se desenvuelven. La visión sobre estos aspectos ha sido una constante en éste y otros narradores populares tradicionales que hemos entrevistado en el proceso de recolección de las muestras de cuentos folklóricos hondureños de este volumen.

Los narradores entrevistados de la región occidental han sido: -Doña Riquilda López, originaria del Departamento de Copán, pero residente en Trascerros, Macuelizo, Santa Bárbara; luego, ya anciana, ha regresado a su lugar de origen. -José Angel Tejada, con residencia en varias comunidades del Departamento de Santa Bárbara. -Don Moisés Ardón Alvarado (mi padre), originario de Dulce Nombre de Copán y, por más de treinta años, residente en varias aldeas del Departamento de Santa Bárbara. -Juan de Dios, un anciano que se 'desplaza por varios rumbos del occidente de Honduras pidiendo limosna, con una capacidad narrativa extraordinaria, pero que no ejercita, sólo muy ocasionalmente. -Juan Sandoval, originario del oriente de Guatemala, con más de sesenta años de residir en Honduras y más de cincuenta años como guarda en el Parque Arqueológico de Copán Ruinas2. -José León Carranza, anciano indígena chortí, compañero de trabajo de don Juan Sandoval, como guarda del Parque Arqueológico de Copán Ruinas por más de cincuenta años. En las narraciones de don José León son evidentes los elementos de una cultura indígena. La región central está muy bien representada por: -Don Francisco Pereira, un anciano que ha vivido en varias comunidades del Departamento de Comayagua. El recuerda que de niño era invitado a casa de las niñas Aguiluz, donde les leían cuentos. Después de muchos años, las narraciones de don Chito, como le llaman cariñosamente, tienen una personalidad muy propia y han sido recreadas por los elementos del contexto en que se ha desarrollado su existencia cotidiana. -Don Carlos Uclés, un anciano ya fallecido, originario de Santa Lucía, cuyo trabajo era como maestro guiriz catero (muestreador y catador de yacimientos de oro) en el Departamento de Olancho y la región central de Honduras. -Modesto Morales, narrador y curandero de unos cincuenta y cinco años de edad. Anteriormente, guardia civil del tiempo de Villeda Morales. En la actualidad se desplaza por el país ejerciendo la medicina tradicional. Además de excelente narrador, también es cantor y ejecutante de guitarra. La influencia que se percibe en los contenidos de los relatos presentados, corresponde a la tradición iberoamericana. La temática de los cuentos es compartida a nivel regional, pero cada narrador incorpora los elementos del paisaje y de la sociedad de que él forma y ha formado parte. En esta primera colección de cuentos folklóricos hondureños, incluimos, según la clasificación ya mencionada, muestras de diferentes grupos de relatos, como ser: cuentos maravillosos, cuentos de animales, cuentos de compadres, cuentos de diablos, cuentos de gigantes, cuentos de duendes, cuentos de juanes, cuentos de dundos, cuentos de pícaros, cuentos de curas, cuentos religiosos, cuentos míticos y cuentos acumulativos. El tratamiento que estos materiales pasaron fue el siguiente: primero la etapa de trascripción, en la cual se procuro seguir literalmente la versión del narrador. Luego, un proceso de eliminación de pausas, dejando solamente aquellas que tienen alguna función para una mejor comprensión del contenido y significado dentro del relato Posteriormente, se han efectuado varias revisiones con el objetivo de limpiar los textos de repeticiones y de corregir algunos de los errores de secuencia de narración, en la mayoría de los casos asumidos o indicados aun por los propios narradores. Lo que sí se ha respetado al pie de la letra es: lenguaje, contenidos temáticos y estructura de los relatos.

Information

CUENTOS FOLKLORICOS Hondureños

7 pages

Find more like this

Report File (DMCA)

Our content is added by our users. We aim to remove reported files within 1 working day. Please use this link to notify us:

Report this file as copyright or inappropriate

123608


You might also be interested in

BETA
69-81-cuentos-populares-entre-los.cdr
39-50-los-cuentos-de-nunca-acabar.cdr