x

Read SEMIOLOGÍA CARDIOVASCULAR EN EQUINOS Y BOVINO1 text version

Universidad de Antioquia Facultad de Ciencias Agrarias Escuela de Medicina Veterinaria Asignatura Sistemas Orgánicos II

SEMIOLOGÍA CARDIOVASCULAR EN EQUINOS Y BOVINOS

Jorge Edinson Cardona

Las enfermedades del sistema cardiovascular en grandes especies no son tan comunes, por lo menos no tan diagnosticadas como se presentan en perros y gatos. En pequeñas especies se facilita su diagnóstico por las instalaciones, equipos y manejo en general. Estas mismas razones dificultan el diagnóstico definitivo en equinos y bovinos al igual que la terapia que es considerada costosa porque no soluciona completamente el "problema" sino que simplemente los mantiene estables y esto se hace poco rentable para los propietarios. Es importante manejar muy bien la semiología cardiovascular y relacionar esta con la semiología en general, para así poder, al momento del diagnóstico hacerlo lo más preciso posible para dar también un pronóstico muy completo desde el punto de vista de la salud del paciente relacionada con el componente económico. Veremos a continuación la forma de realizar un examen clínico del sistema cardiovascular en equinos y en bovinos y el uso en ellos de equipos que complementan el diagnóstico CLÍNICO. Teniendo en cuenta que el ECOP (Expediente Clínico Orientado a Problemas) es un sistema médico que permite organizar en forma racional y secuencial la información que se obtiene de un paciente para formular un diagnóstico y registrar la evolución clínica1, el presente documento, conservará el orden de dicho sistema cuyo fundamento gira alrededor de la identificación de los problemas que presenta el paciente: 1. 2. 3. 4. Datos básicos (Reseña, examen físico y algunas pruebas de laboratorio). Lista de problemas. Plan inicial. Notas de progreso.

1. DATOS BÁSICOS DENTRO DEL EXAMEN CARDIOVASCULAR Dentro de los datos básicos es importante resaltar la aptitud (en equinos: reproductor, cría, pista, carreras, trabajo, etc. y en bovinos: cría, lechería, carne, exhibición, etc.) el sexo, la edad (un potro menor de tres años que presente signos de enfermedad cardiovascular es más probable que tenga un problema cardiaco congénito, mientras

que un caballo de más de tres años tiende más a presentar problemas valvulares o eléctricos) y es importante saber si el problema por el que se revisa el paciente es progresivo, constante o un evento aislado en medio de una normalidad evidente 2 (catamnesis). Iniciando con la observación, se debe hacer al principio a distancia (3-10m). El paciente debe estar vivaz, alerta y dispuesto a deambular con libertad. Cabeza, vientre y extremidades deben estar libres de edema. Se evalúa el aparato respiratorio observando al paciente en cuanto al uso de músculos abdominales, intercostales o ambos, taquipnea o tos, porque un trastorno pulmonar puede provenir de una disfunción cardiaca primaria 4 . En los terneros, anomalías manifiestas como microftalmos, la cola torcida, o la ausencia de ella sugieren un defecto del tabique interventricular. De modo similar, la ectopia cardiaca es evidente por inspección de la entrada del tórax 3. Después de la inspección a distancia se realiza la observación en detalle de las mucosas, las yugulares, los edemas y el latido de la punta del corazón; que en animales normales, es muy marcado a nivel del quinto espacio intercostal izquierdo. Si hay hipertrofia cardiaca, el área de contacto de la punta del corazón se hará mayor5, se puede palpar también para notar un cambio en localización que pudiera indicar agrandamiento de la víscera, en caso de soplos cardiacos significativos, puede ser posible palpar vibración (fremito) 2.

EXAMEN DE LAS MUCOSAS Las mucosas se evalúan en cuanto a palidez, congestión o cianosis 4. La cianosis es rara en vacas lecheras con excepción de las que presentan enfermedad pulmonar grave 3. En caballos con choque intenso o enfermedad cardiaca congénita, y en potros con neumonía grave las mucosas pueden estar cianóticas 2. Se evalúa principalmente la mucosa gingival, palpebral y vaginal (en hembras). En un animal enfermo del corazón, se pueden encontrar las mucosas congestionadas, más frecuentemente, debido a lentitud circulatoria. También pueden encontrarse pálidas, por anemia, producida por falta de absorción de nutrientes debido a la formación de edemas submucosos del intestino, en este caso habrá diarrea, pero sin mal olor. En casos extremos la anemia puede ser originada por una cirrosis hepática, causada por la mala nutrición del hígado por el daño circulatorio 5. En pacientes que sufren desbalances de líquidos y electrolitos, con deshidratación o endotoxemia, las mucosas tendrán un color rojizo más oscuro, que generalmente se describe como congestión 2.

Además del color de las mucosas, es muy importante examinar en ellas el llenado capilar, que si está retardado indica debilidad cardiaca, o deshidratación grave 4. Las membranas mucosas deben tener un color rosa claro y un tiempo de llenado capilar menor de 2 segundos. Se debe tener cuidado al interpretar el TLlC, en etapas sépticas o toxémicas, puede haber dilatación de las arteriolas, y a pesar de una reducción en la perfusión periférica, el TLlC será normal.

EXAMEN DE LAS YUGULARES Para estas se combina la observación y la palpación. En ningún animal sano se deben ver las venas yugulares. En algunas ocasiones, presentan las venas, principalmente las yugulares, visibles, llenas, palpables, como cordones en ambos lados del cuello, siendo esto un signo de éxtasis central, pero solo cuando es en forma bilateral. Cuando se hacen visibles y palpables en forma unilateral, se trata de una flebitis localizada por traumatismo o por inyecciones intravenosas repetidas o mal colocadas. En vacas se palpa, además de las venas yugulares, las venas mamarias. Las cuales son más sensibles que las yugulares como indicadores precoces del aumento de la presión venosa. Las venas mamarias deben ser palpadas de modo rutinario durante la auscultación del tórax o del abdomen. Algunas de las alteraciones que determinan que las yugulares se hagan visibles y palpables, son: · Debilidad cardiaca · Compresión y desviación del corazón, como en la pericarditis. · Seudopericarditis (abscesos, tumores, ectopia) · Insuficiencia tricuspidiana · Dilatación cardiaca por miocarditis. · Enfermedad de las alturas.

Pulso venoso negativo: Sin embargo, en el equino y bovino sanos, se observa en las yugulares, a la entrada del pecho, un movimiento de llenado y vaciado de las venas, que se denomina pulso venoso negativo, fisiológico o auricular. Se produce porque al contraerse la aurícula, se cierra la entrada de las cavas, lo cual que la sangre llene por un momento las venas, haciéndose visibles las yugulares a la entrada del pecho.

Pulso venoso positivo: Es patológico, las yugulares están llenas, visibles y palpables, y se observa una onda que sube por la yugular, desde la entrada del pecho hasta más arriba de la mitad del cuello, y en ocasiones, hasta el ángulo de la mandíbula, en forma pulsante. Corresponde a un obstáculo al paso de la sangre por el corazón (insuficiencia tricuspidiana, dilatación cardiaca o pericarditis) que hace que la sangre se devuelva o se estanque llenando y congestionando las venas, principalmente en el bovino. Cuando se produce por insuficiencia tricuspidiana se acompaña por un soplo cardiaco a la auscultación. Se escucha más fuerte PMI (Punto de Máxima Intensidad) en lado derecho del tórax a nivel del 4to espacio intercostal por debajo del codo. Este soplo puede dejar de escucharse si existe hidrotórax o hidropericardio. (5) Pulso venoso aparentemente positivo: No siempre es patológico que las venas yugulares se vean llenas y pulsando. En ocasiones, principalmente en vacas lecheras, cuando bajan la cabeza, o cuando están comiendo, se observa una onda venosa desde el pecho hacia la cabeza, se denomina pulso venoso aparentemente positivo u ondulación venosa. Consiste en el aumento y disminución del volumen de las yugulares, de forma sincronizada con la respiración. Está provocada por la variación constante de la presión intratorácica consecuente con la inspiración y espiración. Siempre que se observen la yugulares llenas y pulsantes se debe realizar la prueba de las yugulares. Prueba de las yugulares: Esta prueba se debe realizar para diferenciar el pulso venoso positivo, del pulso venoso aparentemente positivo. Consiste en comprimir hasta colapsar con el pulgar la yugular, en la parte alta del cuello, en tanto que con la otra mano se desocupa la ven hasta la entrada del pecho; si la vena vuelve a llenarse estando oprimida, quiere decir que la sangre devuelve desde el corazón y que se trata de un pulso venoso positivo, patológico. Si estando oprimida la yugular, después de dos o tres pulsaciones cardiacas, la vena no se llena nuevamente, es un pulso venoso aparentemente positivo u ondulación venosa, fisiológico.5

EXAMEN DE EDEMAS Los edemas de origen cardiaco son fríos, generalizados, por éxtasis o lentitud circulatoria y están localizados en las partes declives donde hay mayor cantidad de tejido conectivo laxo. En bovinos se localizan en el pecho y en la región íntermandibular, en equinos en las cuatro extremidades subtórax y subabdomen, genitales y parte anterior de la cabeza5.

Probablemente el grupo más difícil de diagnósticos diferenciales involucra a la s enfermedades que acaban en hipoproteinemia. La hipoproteinemia también origina edema ventral y podría causar intolerancia del ejercicio, así como taquicardia. Sin embargo, la hipoproteinemia podría no originar la dilatación de las venas yugulares y mamarias3. Los edemas de origen cardiaco, son de simetría bilateral, de limites imprecisos, fríos, indoloros, que si dejan la marca del dedo, pues si nos de consistencia pastosa; son edemas que crecen poco a poco continuamente, aumentando más rápidamente con el ejercicio, en tanto que se estancan o disminuyen con el reposo y la utilización de cardiotónicos. Generalmente vienen acompañados de ascitis, hidrotórax, diarrea por edemas submucosos del intestino; disnea y tos por congestión pulmonar 5. Dentro del examen cardiovascular deben palparse las extremidades y el abdomen ventral. En un caballo que ha estado en reposo por un tiempo, el hallazgo de extremidades frescas a frías, sobre todo a regiones distales de los miembros y puntas de las orejas, puede indicar disminución de la percusión periférica.

PULSO ARTERIAL En los animales domésticos el examen del pulso se debe hacer al iniciar el proceso del examen clínico, buscando así evitar variaciones debidas a la excitación del animal. La correcta interpretación de los hallazgos clínicos ayuda a hacer un pronóstico objetivo del desenlace del caso. Su examen es el primer paso para el examen clínico del cardiovascular. Los sitios donde se hallan las arterias más adecuadas para examinar el pulso son: · · Equinos: Se toma en la arteria maxilar externa, en la cara interna del borde ventral de la mandíbula. Se puede usar también la arteria facial transversa, en un punto situado por detrás de la apófisis cigomática del hueso frontal a media distancia entre el ojo y la oreja; también se pueden emplear otras arterias como la arteria mediana, que la hallamos inmediatamente por debajo y delante de la articulación del codo, la arteria metacarpiana lateral situada en la cara lateral del hueso de su nombre, en el surco formado por éste y el metacarpiano menor. En los bovinos, si son dóciles, usamos la arteria facial, en la cara lateral; de la mandíbula. Además podemos usar, en animales fáciles de manejar, las arterias mediana (braquial) y safena.

·

Si los animales son muy indóciles, podemos usar la arteria coccígea media, la cual podemos palpar en la cara inferior de la cola a unos 10 cm del ano. Algunas veces hay que recurrir a las arterias aorta e ilíaca externa por palpación rectal.

Para determinar la frecuencia del pulso, debemos usar un reloj con segundero. Se puede contar el número de pulsaciones durante 30 segundos y multiplicar por dos este número, para obtener la frecuencia por minuto. Si hay posibles alteraciones fisiológicas, es mejor contar las pulsaciones durante mínimo un minuto. La técnica consiste en colocar uno o más dedos sobre la arteria seleccionada, y aplicar una ligera presión sobre ella hasta detectar la onda pulsátil. Debemos usar los dedos II, III y IV. El dedo II o Índice, en la palpación de arterias pequeñas, muchas veces no es lo suficientemente sensible; por lo tanto debemos usar los otros dedos arriba mencionados. Si la arteria es grande tiende a desplazarse mucho, como ocurre en la arteria facial del ganado y maxilar externo del caballo, debemos fijarla con los tres dedos adyacentes, paralelamente al eje del vaso. La presión debe ser ligera con el fin de evitar que la arteria se obliterare. No olvidar que el dedo pulgar (I) tiene arteria que pulsa y puede llevar a errores.

Examen clínico del pulso El examen clínico se basa en la interpretación de la palpación del pulso donde captamos su frecuencia, ritmo, plenitud y tensión (dureza).

Frecuencia del pulso Las frecuencias del pulso (pulsaciones por minuto), sus variaciones y límites normales en las distintas especies son:

Animal Caballo Potro de 1-2 años Potro de 14 días Potro de 1 a 2 días Ganado Bovino Terneros de 2 a 60 días Ovejas y cabras Perro Gato

Límites 28-40 40-70 80-90 100-120 55-80 100-120 70-90 60-120 110-130

La frecuencia varía según el tipo de especie animal, el tamaño de los animales y la edad. Podemos decir que, generalmente, la frecuencia es más alta en los animales jóvenes que en los adultos de su misma especie. Así mismo, entre animales adultos, aquellos de menor tamaño corporal tienen un pulso más frecuente.

Las hembras de una especie, especialmente durante la gestación, el parto y la lactación tienen un pulso más frecuente. Se ha observado que vacas de alta producción láctea tienen la frecuencia aumentada en un 10% más que las vacas de producción menor. En muchos animales, se observa un aumento de hasta un 10% después de una ingestión de alimento. Animales que están rumiando, tienen mayor frecuencia. Los animales de alta capacidad física, logran tener una frecuencia de pulso menor que los animales de su misma especie, pero sin tal capacidad. La excitación de un animal conlleva a un aumento considerable del pulso arterial. Esta variación creciente del pulso se origina fisiológicamente como resultado de un aumento de la secreción de la médula adrenal y de la actividad del componente simpático del sistema nervioso autónomo, lo cual redistribuye el suministro del cuerpo animal. La temperatura ambiental oscilante entre rangos muy altos o muy bajos, también nos determina un aumento en la frecuencia del pulso. Si hay frío, se libera adrenalina y noradrenalina, con fin de aumentar la actividad metabólica, la cual actúa también sobre el pulso. Si hay excesivo calor, la sangre caliente, estimula centros termorreguladores del hipotálamo y actúa sobre el corazón. Además, el calor produce vasodilatación periférica, produciendo hipotensión arterial, con el aumento en la frecuencia del pulso arterial. Toda afección dolorosa tipo cólico espasmódico, y otras entidades clínicas que no afectan primariamente el corazón, cursan con aumento de la frecuencia del pulso. Este aumento es uno de los rasgos característicos de los síndromes febriles, de las grandes pérdidas de sangre, de la disminución de la presión negativa intratorácica, de los cuadros que cursan con hipoxia. Las afecciones pulmonares, las cuales producen resistencia al bombeo cardíaco, causan trastornos circulatorios que se reflejan en el pulso. Cuando las enfermedades cardíacas de tipo primario son lo suficientemente severas, esto provoca la alteración del equilibrio circulatorio, con la inadecuada provisión de oxígeno para la nutrición de los tejidos y síntomas clínicos muy claros, el carácter básico de la alteración cardíaca tiene algunos elementos propios para cada especie. Así, en los equinos no son muy frecuentes las afecciones orgánicas del corazón, siendo más comunes las alteraciones funcionales. Las problemas de origen orgánico más comunes son: Endocarditis provocada por metástasis de Streptococcus equi, Actinobacillus equuli y larvas migratorias de Strongylus Spp y la adenitis equina puede tener como secuela una pericarditis. En los bovinos son más frecuentes las alteraciones cardíacas de origen orgánico, por ejemplo la endocarditis bacteriana subaguda, la pericarditis bacteriana consecuencia de una reticulitis traumática donde el cuerpo extraño atraviesa el diafragma y punza el pericardio, y la presentada en la pasterelosis. Así tenemos que las anteriores afecciones del corazón tienen su manifestación inicial en la frecuencia del pulso.

La disminución de la frecuencia del pulso, puede observarse en casos de vagoexcitación directa o refleja (compresión del nervio vago por tumores o abscesos del cuello; al aplicar un acial al caballo, se transmite la excitación sensitiva del nervio trigémino al nervio vago). También hay disminución de frecuencia en casos de convalecencia de infecciones agudas y en la inanición.

Ritmo del Pulso: El ritmo se valora mediante la apreciación de los intervalos de tiempo entre las cimas de una serie de sucesivas ondas pulsátiles. Su sucesión temporal puede ser regular o irregular, El pulso debe palparse durante mínimo un minuto, para detectar posibles alteraciones.

Pulso Irregular En este tipo de pulso los intervalos entre las ondas pulsátiles individuales varían de extensión. Podemos hallar un pulso intermitente, como característica transitoria, en animales convalecientes de neumonía, y otras afecciones toxémicas y febriles graves, que imponen aumento del trabajo cardíaco. La arritmia verdadera se detecta en casos de miocarditis generalizada y fibrilación auricular. Calidad del Pulso La calidad del pulso se valora por el grado de presión digital que se requiere para obliterar (cerrar) la onda pulsátil en la arteria. Esta depende principalmente de la amplitud de la fuerza de la onda, la cual está determinada por las variaciones del gasto sistólico del corazón, circulación venosa y la actividad de los centros reflejos vasomotores de la médula espinal. Un pulso normal, es regular en su sucesión, amplitud y fuerza; la arteria está bien llena y la pared distendida, mostrando un grado de tono que se aprecia rápidamente por palpación digital.

Trastornos en la Calidad del Pulso

Pulso largo y fuerte: En este pulso la arteria se dilata anormalmente en cada pulsación; la amplitud es mayor que la normal y la onda no se oblitera fácilmente mediante presión digital. Indica elevación persistente o temporal de la presión de la sangre (hipertensión) y refleja un aumento del gasto sistólico cardíaco. Este tipo de pulso lo podemos observar en caballos que hacen deporte, debido a la hipertrofia ventricular; también se manifiesta en la arteria mediana del caballo que sufre laminitis aguda debido a la hiperemia inflamatoria de la pata. Ocurre transitoriamente en animales después de un ejercicio intenso.

Pulso corto y débil: La arteria está ligeramente distendida, y la onda se oblitera fácilmente con la presión ejercida por el dedo. Nos refleja un gasto sistólico reducido, presentándose en la Astenia miocárdica, insuficiencia o estenosis mitral, en la estenosis aórtica y en la oclusión parcial de la arteria donde se toma el pulso.

Pulso blando La onda pulsátil apenas está desarrollada y se oblitera fácilmente. Aparece en casos de relajación vascular general, grandes hemorragias, enfermedades generales sépticas.

Pulso desigual Las ondas individuales del pulso varían de amplitud y por lo tanto en fuerza, reflejando alteraciones en el gasto sistólico del corazón. Es característico de la arritmia sinusal y de la arritmia extrasistólica.

Pulso alternante Una onda fuerte alterna con una onda débil. Este tipo de pulso se presenta en la debilidad cardíaca severa.

Pulso en martillo de agua o de Carrigan. La onda de pulso crece rápidamente, hasta que la arteria esta sobre distendida, y entonces se colapsa con la misma prontitud. La onda no se oblitera fácilmente. Esta forma se presenta en anemias severas como consecuencia de la presión arterial baja.

También se observa en casos de insuficiencia aórtica y permeabilidad del conducto arterioso.

Pulso lento La arteria esta moderadamente distendida. La presión de la onda del pulso crece lentamente y se colapsa en forma similar. Se produce como consecuencia de estenosis de la válvula aórtica y en algunas lesiones expansivas del cerebro.

Pulso duro La pared de la arteria está tensa y dura, y la onda del pulso no se oblitera fácilmente. Se halla en enfermedades asociadas con hipertensión (Nefritis), dolor, aumento tono muscular (Tétanos) y congestión local (Laminitis).

Pulso pequeño y tenso. Es un pulso duro y al mismo tiempo pequeño. Aparece cuando hay cierto grado de vasoconstricción. Se asocia con enfermedades muy dolorosas tales como vólvulo intestinal, dilatación gástrica, peritonitis aguda, endocarditis aguda.

Pulso filiforme La onda pulsátil es pequeña y se oblitera fácilmente. Su significado es similar al del pulso pequeño y tenso, aunque generalmente nos indica que el animal podrá morir. Si en exámenes sucesivos se aprecia un aumento de la frecuencia del pulso y una disminución en la amplitud del mismo, el pronóstico es más grave (pulso descendiente).

Frémito Es una vibración o temblor de la pared arterial en lugar de una onda del pulso. Se presenta cuando la luz está reducida (Trombosis arterial, dilatación o acodadura), en el aneurisma parasitario de la arteria mesentérica del caballo y en la arteria uterina media de la vaca en el ultimo período de la gestación9.

Variaciones fisiológicas del pulso · Edad: los animales jóvenes tienen mayor número de pulsaciones por minuto que el adulto y este que los viejos.

·

Raza: en general en todas las especies, las razas finas tienen mayor frecuencia, excepto en los caballos, en los que las razas pura tienen mayor número de frecuencia que las razas criollas. Gestación: hace aumentar la frecuencia. Una vaca gestante puede llegar a tener 110 y una yegua tener 60 ppm. Calor: el medio ambiente en forma muy notoria la aumenta, especialmente en el bovino, el cual puede llegar de 80-110 ppm. Frío: disminuye el número de ppm principalmente también en el bovino el cual puede llegar a tener 36-50 por el frío. Ejercicio: aumenta el número, de manera que en ejercicios moderados aumenta de 10-20 pulsaciones, y en intensos aumenta de 30-40 pulsaciones. Excitaciones: síquicas y sexuales, llegan a triplicar el número de ppm5.

· · · · ·

EXAMEN DE LA REGIÓN PRECORDIAL: El examen de la región precordial comprende observación del choque precordial, palpación, presión (por si hay dolor), percusión (macidez o submacidez) y auscultación del corazón, en algunas ocasiones se recurre a al punción. También se puede recurrir a examen indirecto como radiografías, electrocardiografías, fonocardiografías, ultrasonografía, cateterismo cardiaco, angiografía con medio de contrastes, T.A.C, y aún la resonancia nuclear, lo mismo que pruebas complementarias de laboratorio. Para el examen de la región precordial se escoge el lado izquierdo (3/5 partes del corazón están del lado izquierdo). Como punto anatómico de referencia se tiene l apunta del codo (olécrano); en los animales, se debe desplazar hacia adelante la extremidad anterior izquierda principalmente en los bovinos.

Inspección de la región precordial: Normalmente en los animales sanos, no se debe ver el choque precordial, con excepción de equinos y perros después de ejercicio intenso. En otras circunstancias, si se observa el choque precordial, es patológico. Palpación y presión de la región precordial: Debe realizarse con la palma de la mano, en el bovino es necesario introducir bien la mano debajo del codo del animal, en otras especies es más fácil. Se deben palpar siempre las regiones precordiales de ambos lados para poder comparar.

La pericarditis aguda, que es relativamente frecuente en los bovinos, puede complementarse su diagnóstico, haciendo presión con la punta de los dedos en la región precordial, se presentará dolor. Cuando se percibe el choque precordial, es necesario determinar su fuerza o intensidad, su frecuencia, su extensión y su ritmo.

El choque precordial: Es un ruido palpable, que reproduce por el súbito endurecimiento, cambio de forma y posición, al contraerse el músculo cardíaco. En el momento de la sístole, el corazón, por la contracción muscular se vuelve duro, rota un poco hacia la izquierda, y golpea contra la pared toráxico, produciendo una vibración y abombamiento de la región precordial, que luego se deprime cuando el corazón se relaja en la diástole. Por lo tanto, el choque precordial es un frémitus fisiológico. Siempre debe ser más notorio en el lado izquierdo que en el lado derecho del tórax, por estar normalmente 3/5 partes del corazón hacia el lado izquierdo en el equino. En el bovino el corazón tiene las 5/7 partes hacia la izquierda del plano medio del tórax, debido al gran tamaño del pulmón derecho. Percepción del choque precordial: Debido al tamaño y a la posición del corazón en el tórax, el choque precordial en el equino se percibe entre el 3er y 6to espacio intercostal al lado izquierdo siendo más notorio en el 5to espacio a nivel de la mitad del tercio inferior de la mitad del tórax. En el lado derecho se percibe entre 3er y 5to espacio intercostal, más palpable en el cuarto espacio. En bovinos se percibe en forma menos intensa en el lado izquierdo en el 4to espacio, en el lado derecho casi nunca se percibe y en animales gordos en ningún lado se alcanza a percibir.

Alteraciones del choque precordial: El choque precordial puede presentar desviaciones y sentirse más fuerte al lado derecho, cuando: · Hay abundantes líquidos en hemotórax izquierdo · Dextrocardia congénita · Neumotórax izquierdo, desviación aparente porque las paredes del tórax se abomban hacia fuera. Puede percibirse más delante de lo normal, con taquicardia y tonos más fuertes a la auscultación, cuando: · Timpanización del estómago. · Timpanización del ciego o del rumen. · Copiosa ascitis. · Grandes hepatomegalias ( neoplasias, abscesos)

Raras veces el choque precordial está más atrás de lo normal, por abscesos o tumores delante del corazón y como excepción puede percibirse más arriba de la mitad del hemotórax, por abscesos o tumores debajo del corazón. Cuando hay desviación por compresión se llama seudopericarditis pues los síntomas son similares: disnea, aumento de la macidez cardiaca, éxtasis sanguíneo, edemas y yugulares llenas pulso venoso positivo, etc. Si se percibe en una extensión mayor de lo normal (más espacios intercostales) indica que el corazón esta aumentando de tamaño. Puede encontrarse débil a la palpación, en casos de engrosamientos anormales de la pared como: · Edemas · Exudados fibrinosos secos intratorácicos. · Tumores de las pleuras. · Hidrotórax, neumotórax, enfisema pulmonar. · Líquidos en el pericardio, hacen que se presente "chapoteo". · Dilatación cardiaca, miocarditis grave5. Y puede estar fuerte, reforzado, en casos de: · Contracción cardiaca aumentada en forma bilateral, en este caso se palpa con mayor intensidad en ambos lados. · En peritonitis y en la fiebre, donde contrasta un choque precordial fuerte con un pulso débil o imperceptible. (filiforme) · Después de grandes hemorragias, deshidrataciones. Es decir, cuando la presión arterial disminuye, el corazón trabaja más fuerte y más rápido. · Digitalización y en la intoxicación con atropina. Y en la pericarditis incipiente Cuando existe pericarditis, hay dolor al realizar presión con los dedos en gancho sobre la región precordial.

Percusión precordial: Se realiza generalmente digito-digital, aunque también mediante el plexímetro y martillo. Por medio de la percusión se puede conocer, aunque de forme imprecisa la localización y extensión de la macidez cardiaca absoluta o relativa. ·

Macidez cardiaca absoluta: producción de sonido mate, en contraste con el pulmón llenote aire, debido a que el músculo cardiaco está en contacto con la pared torácica en la zona de macidez absoluta. Se escucha en equinos y caninos. En bovinos sanos no debe producirse sonido mate. La conformación anatómica hace imposible la macidez en

condiciones normales, pues el lóbulo anterior del pulmón derecho cubre el corazón. Lado izquierdo: espacios intercostales 3, 4, y 5 Lado derecho: espacios intercostales 3 y 4 · Macidez cardiaca relativa: las ondas sonoras de la percusión, atraviesan una capa pulmonar más o menos delgada y que contiene aire, antes de chocar con el corazón, produciendo un sonido submate.

Es conveniente desplazar el miembro anterior del lado que se esté percutiendo lo más adelante posible. Se percute primero el lado izquierdo y después el derecho. Estando en estación, la macidez cardiaca en el animal normal, toma la forma de un triángulo rectángulo de lados desiguales: lado mayor, vertical de 10-13 cm por detrás de los músculos anconeos forma ángulo recto con el lado menor, horizontal de 8-9 cm y cuya hipotenusa es una línea curva de convexidad posterior. Alrededor de la hipotenusa existe un área de submacidez de 4-6 cm de ancho, difícil de delimitar, que corresponde a las partes donde el pulmón cubre al corazón5.

Aumento de la macidez cardiaca: · · · · · · Dilatación cardiaca por miocarditis, por ejemplo en fiebre aftosa. Hipertrofia del corazón derecho en animales atletas. Hipertrofia del corazón izquierdo en nefritis crónica Endocarditis, endocardiosis. Puede estar ampliada transitoriamente en grandes esfuerzos musculares. Líquidos en el saco pericárdico como: pericarditis, hidropericardio, hemopericardio.

Cuando el aumento de tamaño es solo del corazón izquierdo la macidez a la percusión aumenta solamente en el lado izquierdo.

Disminución de la macidez cardiaca: · · · En el equino, cuando hay enfisema pulmonar por reducción de la escotadura cardiaca del pulmón. Desaparece en neumotórax. En bovinos: timpanización con resonancia metálica cuando existe en el pericardio colecciones de gases de putrefacción en el curso de pericarditis traumática.5

Auscultación de la región precordial

Anatomía topográfica de la cavidad torácica y el corazón. El corazón se encuentra dentro de la cavidad torácica. Esta es una de las cavidades más grandes del cuerpo. En ella encontramos, además del corazón, los grandes vasos sanguíneos y linfáticos, el esófago, la pleura, el mediastino, la tráquea, los bronquios, los pulmones, y los troncos nerviosos. Los límites de esta cavidad se pueden determinar así: · · En la parte craneal, la porción estrecha del tórax está cubierta en ambos lados por la escápula, el húmero y las masas musculares que cubren estas regiones. En la parte caudal se encuentra el diafragma, marcadamente convexo en su parte anterior y sujeto en toda su periferia a la parte media de las costillas, y separando esta cavidad de la cavidad abdominal. El techo está formado por las vértebras torácicas, masas musculares y ligamentos vertebrales. Las paredes laterales se componen de las costillas y los músculos intercostales. La parte ventral está limitada por el Esternón.

· · ·

En su parte interna el tórax se halla dividido longitudinalmente, por el tabique mediastinito en dos cámaras laterales, llamadas cavidades pleurales, las cuales se hallan recubiertas por una membrana serosa. El corazón se halla colocado más hacia el lado izquierdo, haciendo más pequeña la cavidad pleural del mismo lado. El corazón encierra cuatro cámaras en su interior, a través de las cuales se dirige y regula el flujo sanguíneo por medio de válvulas. Es necesario saber el área de proyección de estas válvulas, para la correcta auscultación clínica y la determinación de afecciones en las mismas. El corazón se halla, en todas las especies, sostenido en su base por los grandes vasos, los cuales atraviesan el mediastino y ocupa una parte considerable de la región mediastínica media. El ápice del corazón está situado en la línea media, sobre el esternón. Para poder ubicar el corazón debe recordarse que los equinos y bovinos cuentan con 18 y 13 pares de costillas respectivamente, de las cuales 8 pares son esternales en ambas especies.

Particularidades de la anatomía en el caballo. El caballo tiene su corazón localizado en la parte izquierda del plano medio. La base, dirigida dorsalmente, está situada a nivel de la unión de los tercios medio y dorsal del diámetro dorso ventral del tórax y se proyecta desde el 2do al 6to espacio intercostal, El ápice esta ubicado centralmente, cerca de 1cm sobre el último segmento esternal. El borde posterior, el cual es casi vertical, se proyecta sobre el 6to espacio intercostal. La superficie izquierda del corazón, constituida casi en su totalidad por la pared del ventrículo izquierdo, cubierta por el pericardio, está en contacto con el tercio inferior de la pared del tórax proyectándose desde la 3ra hasta la 6ta costilla.

Fig1.Puntos de máxima intensidad de los ruidos cardiacos en el equino: 1.Punto de máxima intensidad PMI válvula aórtica ; 2. PMI Válvula mitral; 3.PMI válvula pulmonar ;4. Macidez cardiaca; 5. Válvula tricúspide.

La relación del corazón con la pared derecha de la cavidad torácica es muy pequeña, ocurriendo únicamente por la escotadura cardiaca y extendiéndose desde el 3ro al 4to espacio Intercostal. El orificio aurículo-ventricular izquierdo, regulado por la válvula mitral, se proyecta sobre el 5to espacio intercostal, unos 10 cm por encima de la extremidad esternal de la quinta costilla. El orificio aórtico, guardado por su respectiva válvula semilunar, se proyecta sobre el 4to espacio intercostal, al mismo nivel de la línea imaginaria del encuentro. El orificio aurículo ventricular derecho, limitado por la válvula tricúspide, está situado frente al 4to espacio intercostal, cerca de 7cm encima del extremo inferior de la cuarta costilla. El orificio pulmonar, protegido por la válvula semilunar pulmonar, se halla proyectado frente al 3er espacio intercostal, inmediatamente por encima del orificio aurículo ventricular derecho.

Particularidades anatómicas en el bovino. El ganado bovino tiene mayor asimetría cardiaca que el caballo. La base del corazón se extiende desde la 3ra hasta la 6ta costilla. El ápice situado en la línea media a casi

2centímetros del diafragma, está frente a la articulación del 6to cartílago costal del esternón. El borde posterior, casi vertical, se proyecta a nivel del 5to espacio intercostal, separado del diafragma únicamente por el pericardio. El lado izquierdo de la cavidad torácica está en contacto con el corazón y el pericardio, y se proyectan desde la 3ra costilla al 4to espacio intercostal. Por el lado derecho, el área de contacto del corazón con la pared torácica del mismo lado es pequeña, proyectándose a nivel de la parte ventral de la 4ta costilla y los espacios intercostales 3er y 4to.

Fig2.Puntos de máxima intensidad de los ruidos cardiacos en el bovino: 1.Punto de máxima intensidad PMI Válvula Mitral y Válvula aórtica; 2. PMI Válvula pulmonar.

El orificio aurículo ventricular derecho está frente a la 4ta costilla, 10 cm por encima de la unión costocondral. El orificio pulmonar con su respectiva válvula semilunar se proyecta a nivel del 3er espacio intercostal, un poco más arriba que el orificio auriculo-ventricular derecho. El orificio aurículo-ventricular izquierdo esta fundamentalmente a nivel del 4to espacio intercostal y el orificio aórtico está frente a la 4ta costilla, a unos 12 cm de la extremidad esternal. Dinámica circulatoria El sistema cardiovascular consta del corazón y los vasos sanguíneos (arterias y venas). Estos órganos son responsables del mantenimiento de la circulación de la sangre y de asegurar con ello el normal intercambio de oxígeno, bióxido de carbono, electrólitos, fluidos nutrientes y de desecho entre la sangre y los tejidos corporales9. El corazón derecho (venoso), está formado por la entrada de las venas cavas a la aurícula, la cual se comunicaron el ventrículo derecho a través del agujero de la válvula tricúspide, que impide el reflujo de la sangre. Del ventrículo sale la arteria pulmonar, cuyo inicio está resguardado por las válvulas semilunares o válvula pulmonar. El corazón izquierdo está constituido por la aurícula izquierda en la cual desembocan las venas pulmonares, la válvula mitral o bicúspide, el ventrículo izquierdo con músculos mucho más fuertes que los del lado derecho, y la arteria aorta con su válvula de tres pliegues5

En general, hay que tener en cuenta, que los problemas del corazón izquierdo traen síntomas respiratorios, en tanto que los problemas del corazón derecho producen síntomas de congestión venosa y síntomas digestivos. Sin embargo, no se puede separar el funcionamiento del corazón izquierdo del derecho, ya que si uno de los dos se afecta, afectará también al otro5. Fisiológicamente son estructuras interrelacionadas, y al hacer el examen clínico del sistema cardiovascular debemos tener en cuenta esta integración funcional para interpretar el cuadro clínico encontrado. En el corazón hallamos los centros cardíacos automáticos, que nos aseguran en forma intrínseca los latidos del corazón y el sistema nervioso autónomo que inerva el nódulo sinusal con una rama simpática (activadora) y con el nervio vago (inhibidor). Hallamos centros reguladores de la circulación en la médula oblongada y en el hipotálamo los cuales son influidos por la tensión variable de C02 en la sangre y además por los receptores periféricos. En el cuerpo carotídeo se encuentran receptores químicos que, al aumentar el C02 o disminuir el oxígeno, aumentan la actividad cardiaca, por aumento del ritmo del corazón y por elevación del volumen minuto, consecuencia de una mayor intensidad sistólica. El sistema nervioso autónomo actúa también sobre el sistema vascular arteriolar. Cada órgano puede dejar de funcionar en forma eficiente, independientemente del otro. Así pues, hallamos dos tipos de insuficiencia circulatoria. Una de tipo cardíaco, debido a factores intrínsicos al mismo y otra periférica debida a un retorno deficiente de sangre venosa, pudiendo estar el corazón normal. En la insuficiencia cardiaca se produce paulatinamente una incapacidad para mantener el equilibrio circulatorio y la nutrición de los tejidos, especialmente los del cerebro. Si el gasto ventricular es menor que el retorno venoso, la sangre se va acumulando en las venas y se desarrollan síntomas de Insuficiencia cardiaca congestiva, cursando con cuadro de edemas. Si el gasto disminuye demasiado, se para repentinamente el pulso, ocurriendo la insuficiencia cardíaca aguda. La insuficiencia cardiaca periférica se origina por reducción de volumen de sangre (hemorragias) o acumulación de la sangre en el lecho vascular periférico. Clínicamente los resultados finales son similares, aunque no hay efectos primarios del corazón9. La auscultación del corazón es el principal método de exploración clínica para el diagnóstico de las cardiopatías especialmente orgánicas, dando una idea de la capacidad funcional de las diferentes válvulas cardiacas. La auscultación de los pacientes se debe realizar siempre con el fonendoscopio, y en lo posible, en lugares donde no haya perturbaciones externas.

En la auscultación del corazón se debe colocar atención especial a los tonos o ruidos cardiacos, su frecuencia e intensidad y su ritmo; pues se pueden presentar ruidos anormales, soplos, roces y arritmias. Los sonidos cardiacos que pueden escucharse con facilidad están restringidos al primero y segundo de ellos, aunque en muchos caballos se pueden distinguir tres y en algunos los cuatro2. El primer ruido cardiaco (S1) representa el inicio de la sístole y reproduce cuando las válvulas mitral y tricúspide se cierran4. Es sincrónico con el choque precordial y con el pulso arterial5. El segundo ruido cardiaco (S2) ocurre al inicio de la diástole y representa el cierre de las válvulas aórtica y pulmonar. El tercer ruido cardiaco (S3) se asocia con un llenado ventricular rápido. El cuarto (S4) revela la contracción auricular4. A frecuencias cardiacas menores de 48 lpm es posible escuchar los cuatro ruidos. Debe distinguirse entre los cuatro ruidos normales y los producidos por desdoblamiento de estos, que pueden apreciarse en algunos corazones equinos normales. Este fenómeno representa el cierre asincrónico de las válvulas cardiacas. El desdoblamientote S1 suele ocurrir cuando las válvulas mitral y tricúspide no se cierran al unísono, mientras que el de S2 representa el cierre asincrónico de las válvulas aórtica y pulmonar y es patológico cuando representa hipertensión pulmonar4.

Apreciación de los tonos cardiacos (ruidos) Al auscultar el corazón de un animal sano, es fácil determinar cual es el primer ton y cual es el segundo, ya que el primero es más fuerte y prolongado, aunque de timbre bajo; en tanto que el segundo tono es más alto, más breve y menos fuerte. Sin embargo en algunas ocasiones se tienen dudas, porque los tonos se perciben con igual intensidad, o porque no se perciben bien. En estas circunstancias, para diferenciar uno del otro, se puede recurrir a tres reglas: · Los tonos cardiacos se escucharán con mayor intensidad, entre más cerca de su foco se ausculte; así, en general, el primer tono se escuchará mejor si se ausculta sobre los ventrículos, en tanto que el segundo tono se oirá mejor al auscultar hacia la base del corazón. Pero en muchas oportunidades se pueden escuchar con igual intensidad, y para diferenciarlos se recurre a la segunda regla. · Entre el primer tono y el segundo tono de la primera serie hay un pequeño silencio; y entre el segundo tono de la primera serie y el primero de la segunda serie hay un gran silencio o silencio diastólico.

En ocasiones no hay pequeño ni gran silencio, porque se hacen iguales o porque están enmascarados. En este caso se recurre a la tercera regla. · El tono sistólico o primer tono, es el sonido que es sincrónico con el choque precordial y con el pulso arterial.

Alteraciones fisiológicas de los tonos: En una misma especie animal, los tonos cardiacos normalmente puedes variar de un individuo a otro, como los tonos cardiacos no son otra cosa que ruidos generados dentro del corazón, se infiere que todas aquellas causas que impidan o por contrario fuerzan su propagación, alteran cualitativamente estos ruidos. Apagados: paredes torácicas gruesas ,gruesa musculatura, tórax redondeado, abundante grasa subcutánea. Fuertes: animal magro, asténico, flaco, tórax estrecho, sin grasa subcutánea. Aun dentro de un mismo individuo, los tonos cardiacos varían fisiológicamente, de acuerdo con la rapidez y la fuerza de la contracción del corazón, y la presión arterial, de forma que el ejercicio corporal y las excitaciones síquicas, refuerzan e intensifican los tonos, que cuando el animal está en reposo, vuelven a la normalidad.

Variaciones patológicas de los tonos: Los tonos varían en intensidad y en ritmo. La intensidad varia aumentando o disminuyendo, alternado unote los dos tonos o los dos a la vez; o alguno de los componentes de los tonos. Reforzamiento de los tonos: El primer tono tiene relación directa con la fuerza de contracción de los ventrículos. Las causas de refuerzo son: · Hipertrofia cardiaca · En enfermedades febriles, siempre y cuando degeneración ni inflamación del miocardio. · Endocarditis crónica y endocardiosis. · Anemias intensas · Hipovolemias. El segundo tono estará reforzado en la hipertensión general, ya sea pulmonar o aórtica, porque las válvulas aórtica y pulmonar vibraran con mayor intensidad a su cierre, debido a la mayor diferencia de presión que soportan sus caras. Estará reforzado en: · la enfermedad crónica de los pulmones (enfisemas o fibrosis pulmonar) · hipertensión aórtica (nefritis, arteriosclerosis, aneurismas)5. Los tonos cardiacos estarán disminuidos en la: · debilidad cardiaca grave.

· · ·

Miocarditis graves. Dilatación cardiaca. Animales extenuados, debilitados.

Estarán enmascarados, escuchándose débiles, en la pericarditis por la colección de exudados en el saco pericárdico, hidropericardio y hemopericardio.

Alteración del ritmo. El ritmo cardiaco se refiere a la relación que existe entre los tonos y el pequeño y gran silencio. En animales sanos el ritmo cardiaco es regular, excepto en el perro. Des decir, la duración y sucesión de los tonos primero y segundo y sus pausas o silencios es constante. Su alteración da origen a las arritmias cardiacas, que resultan de anomalías en la formación del impulso, en la conducción o en ambos5. Arritmia sinusal: Es de origen vagal, se considera normal en el perro. Consiste en retardos y aceleraciones del corazón, sincronizadas con la respiración. En equinos y bovinos la arritmia sinusal notoria debe considerarse patológica, indicando un excesivo estímulo vagal, ya sea a nivel central por trastornos nerviosos, o por dolor intenso, o debido a problemas espiratorios. Arritmia pendular: Se hacen iguales el primero y el gran silencio. Embriocardia: Consiste en un ritmo pendular con taquicardia. Se presenta en septicemias, pleuritis purulentas y en fases terminales de cardiopatías. Arritmia o ritmo de galope: Se escuchan tres tonos cardiacos con espacios de tiempo casi iguales, debido a que el primer tono se ha duplicado de una manera muy notoria. Los dos ventrículos no se contraen al mismo tiempo. Se presenta en miocarditis. Extrasístole: Latido cardiaco que se produce prematuramente. Son causadas por enfermedades del miocardio. Fibrilación: Ocurre cuando la frecuencia de la despolarización aumenta de tal forma que se convierte en caótica. Los impulsos no provienen de un solo foco si no de muchos. No hay una contracción fuerte que produzca el bombeo de la sangre. Puede ser fibrilación auricular o ventricular (fatal). Taquicardia paroxística: Otra forma de arritmia cardiaca. Viene acompañada de pulso débil.

Paro sinusal: Es una forma de arritmia sinusal acentuada. Se presenta en perros. Sístoles ausentes o perdidas: La ausencia de una o más sístoles es una secuencia normal. No tiene mayor importancia a menos que sea con frecuencia5. En las vacas las arritmias pueden ser benignas, patológicas o subordinadas a trastornos metabólicas. La arritmia sinusal ha sido confirmada en vacas sometidas a ayuno, en la hipocalcemia en vacas adultas y en la hipoglicemia en terneros jóvenes. La taquicardia sinusal puede ser consecuencia de la excitación, del dolor, y de estados sistémicos diversos como la endotoxemia y el colapso3.

Soplos: Al auscultar la región precordial se pueden encontrar ruidos nuevos, diferentes a los tonos; ruidos que en algunas ocasiones parecen añadidos, pero en otras oportunidades estos ruidos reemplazan a los tonos normales. A estos ruidos se les denomina como: fuelle, murmullo, soplos. Los soplos son ruidos prolongados, ligados aciertos periodos de la actividad cardiaca; no siempre se generan dentro del corazón, si no que algunos se producen por fuera de este. Los soplos se dividen en: · Soplos endocardiacos. · Soplos extracardiacos Soplos endocardiacos: Se producen dentro del corazón y resultan de alteraciones en la hemodinámica, por estenosis de los orificios que comunican las aurículas con los ventrículos y de estas cavidades con las arterias o bien, por un ajuste insuficiente de las válvulas que guarnecen estos orificios. Los soplos producidos por lesión valvular se llaman soplos orgánicos y en los que no aparece lesión valvular se denominan soplos funcionales

Soplos extracardiacos: Llamados también cardiopulmonares. Son relativamente frecuentes en todas las especies. Se debe a los movimientos que la actividad cardiaca provoca sobre los bordes pulmonares. Durante la sístole el corazón se inclina un poco, y los bordes pulmonares dejan penetrar aire en este momento, que luego es expulsado en la diástole, pues el corazón al relajarse comprime un poco los bordes pulmonares. Son soplos que en muchas oportunidades son inconstantes, pueden Aumentar o desaparecer inmediatamente después de los movimientos corporales. Si se tapa la nariz del paciente, desaparecen5.

Punción del pericardio Se realiza como método diagnóstico cuando existen zonas muy amplias de macidez cardíaca (hidropericardio, pericarditis, hemopericardio) para aclarar el origen de la alteración. Puede ser peligrosa, ya que puede desencadenar una pleuritis5.

2. LISTA DE PROBLEMAS Además de todos los datos del capítulo anterior que pueden tenerse en cuenta también dentro de la lista de problemas, se hará un listado de las enfermedades cardiovasculares más comunes en equinos y bovinos. bovinos.3 Terneros · · · · Enfermedad del músculo blanco. Hipercalemia. Enfermedad cardiaca congénita. Miocarditis séptica.

Vacas adultas · · · · · · · · · · · · Neoplasias Infecciones miocárdicas Toxinas Infecciones parasitarias y protozoarias. Enfermedad miocárdica heredada. Endocarditis. Pericarditis. Arritmias. Trombosis y flebitis. Desgarros de las venas mamarias. Aneurismas. Anemia.

Equinos 2, 4,6 · · · Ducto arterioso persistente. Defectos del septo ventricular. Tetralogía de Fallot.

· · · · · · · · · · · · ·

Defectos del septo auricular. Atresia de la válvula tricúspide. Ruptura de la aorta. Endocarditis. Trombosis de la yugular. Pericarditis. Miocarditis viral o bacterianaç Arritmias. Regurgitación tricúspide. Regurgitación mitral. Aneurisma Arteritis. Fístula arteriovenosa.

3. PLAN INICIAL PARA PROBLEMAS CARDIOVASCULARES Plan diagnóstico2, 4,6... Después de realizado el examen clínico, cuando sea posible y de acuerdo a los signos encontrados se dispone ciertas pruebas complementarias para complementar el diagnóstico que se obtuvo. Dentro de los más utilizados se encuentran: Radiografía del corazón: Por las características de los equipos, esta técnica diagnóstica se puede usar solo en potros y terneros de hasta un mes de vida para confirmar la existencia de algunas lesiones congénitas, se puede obtener datos y conclusiones importantes sobre la situación y tamaño del corazón, así como también sobre sus movimientos y las repercusiones de su funcionamiento sobre otros órganos como los pulmones.

Electrocardiografía Se utiliza con más frecuencia en perros y equinos. El electrocardiograma (ECG) es un registro del voltaje y la dirección de la actividad eléctrica del corazón, durante la despolarización y la repolarización de las células del miocardio, representadas gráficamente en un tiempo dado. En equinos, en algunos casos, el significado del ECG en reposo o los hallazgos a la auscultación pueden ser difíciles de evaluar. En estas condiciones las pruebas de ejercicio o estrés pueden ser de valor para evaluar el pronóstico y el tratamiento. El más valioso, pero no asequible en nuestro medio es la banda sin fin, porque estandariza las condiciones y se puede obtener gran cantidad de información.

Fonocardiografía: Es el registro de sonidos cardiacos sincronizados con un ECG, ayuda a la identificación de los soplos y a determinar su frado y su localización en el ciclo cardiaco.

Ecocardiografía: Se utiliza un rayo ultrasónico y un Scanner con una pantalla que permita visualizar los ecos de los límites que existen entre las diferentes estructuras del corazón. Proporciona muy buena resolución tanto de las estructuras intra como extracardiacas.

Control Holter: Control electrocardiográfico horas Test de laboratorio: Auque los análisis bioquímicos son usualmente no específicos para enfermedades cardiovasculares, es necesario relacionar el papel de la enfermedad con otras enfermedades sistémicas. ambulatorio, registrando en forma continua durante 24

Plan terapéutico: Después de tener claro un diagnóstico, se procede a instaurar un tratamiento. Si es una enfermedad infecciosa, el tratamiento inicialmente antibiótico, que después se complementa para tratar los problemas cardiovasculares resultantes a la infección.

Lecturas recomendadas: · Fármacos que actúan sobre el sistema cardiovascular. Farmacología Veterinaria. Sumano-Ocampo. McGrawHill Interamericana. · Enfermedades Cardiovasculares. Enfermedades del ganado vacuno lechero.

BIBLIOGRAFÍA 1. PADILLA Sánchez Jorge. Expediente Clínico Orientado hacia Problemas. Documento. 2. ROSE Reuben, HODGSON David. Manual Clínico de Equinos. McGraw Hill Interamericana.1995. 3. Enfermedades del Ganado Vacuno Lechero. 4. SAVAGE Catherine. Secretos de la Medicina de Equinos. McGraw Hill Interamericana. 2000. 5. Semiología de Sarmiento. 6. ROBINSON Edward. Current Therapy in Equine Medicine 5. Saunders. 2003 7. GODDARD P. J. Ecografía Veterinaria. Ed. ACRIBIA S.A. 1995. 8. SUMANO López Héctor. Farmacología Veterinaria. McGraw Hill Interamericana.1997. 9. RESTREPO Juan Guillermo. Examen Clínico del Sistema Cardiovascular. Documento.

Information

SEMIOLOGÍA CARDIOVASCULAR EN EQUINOS Y BOVINO1

26 pages

Report File (DMCA)

Our content is added by our users. We aim to remove reported files within 1 working day. Please use this link to notify us:

Report this file as copyright or inappropriate

750998