Read Cen_Rev_Mex.pdf text version

COORDINACIÓN ESTATAL DE PREPARATORIA ABIERTA

SINALOA CENTENARIO DEL INICIO DE LA REVOLUCION MEXICANA

1

CENTENARIO DEL INICIO DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA

La revolución en Sinaloa, etapa maderista Después de estos hechos, muchos sinaloenses decepcionados, no quisieron luchar en contra de Porfirio Díaz que deseaba la reelección; sin embargo no faltaron aquellos que estuvieron dispuestos a una nueva lucha tomando parte en la campaña antirreeleccionista que encabezaba Madero, quien había fundado el partido del mismo nombre, iniciando en 1909 una campaña electoral, primera que se hacía en la historia de México Madero recorrió muchas zonas del país entre ellas Sinaloa. El 2 de enero de 1910 desembarcó en el Puerto de Mazatlán. Como el gobierno local no estaba de acuerdo con los que se oponían al régimen porfirista, sólo pudo realizarse un mitin en la carpa del famoso circo Atayde. Sin embargo logró formar clubes antirreelecionistas en Mazatlán, Culiacán y Angostura, de donde salieron activos luchadores políticos como el ingeniero Manuel Bonilla, Felipe Riveros, Rosendo Verdugo y el maestro rural, Gabriel Leyva Solano. Quienes extendieron la organización maderista a otros puntos del estado. Diego Redo a la sazón gobernador de la entidad, persiguió con violencia a los maderistas. La primera víctima fue Gabriel Leyva Solano, quien era partidario suyo y enemigo de la dictadura. Cuando Díaz mandó encarcelar a Madero y se hizo reelegir por sexta vez, Leyva Solano se levantó en armas el 2 de junio de 1910. Días después calló en manos de las autoridades, quienes lo asesinaron en Cabrera de Inzunza, aplicándole la ley fuga el 13 de junio del mismo año. A Gabriel Leyva se le considera el precursor de la revolución mexicana. Los prefectos y directores políticos condujeron las elecciones presidenciales como era costumbre, y el fraude electoral se consumó el día 11 de julio cuando se decidió que los sinaloenses habían votado por la elección de Porfirio Díaz y Ramón Corral como presidente y vicepresidente, respectivamente. Como en los demás estados de la federación ocurrió otro tanto, los antirreeleccionistas decidieron luchar con las armas en la defensa de sus derechos políticos. El 5 de octubre de 1910, Madero proclamó el Plan de san Luis, que convocaba la rebelión armada para el día 20 de noviembre del mismo año. Iniciada la contienda en el país, Sinaloa se suma a la lucha armada. En ella podemos encontrar en los anales de su historia regional a Amado A. Zazueta, quien haciendo acopio de algunas armas, convocó a otros decididos maderistas: el jefe de rurales Juan M. Banderas, José María Cabanillas, Ramón F. Iturbe, entre otros. Los conspiradores fueron descubiertos y se dispersaron. Iturbe se refugió en Durango, donde se sumó a las fuerzas de Domingo Arrieta, iniciando la lucha en el mes de enero de 1911. en mayo, una sección de estas fuerzas, al mando de Iturbe, bajó de la sierra para combatir en Sinaloa. Gregorio Cuevas inició en el municipio de Mocorito, el zapatero

2

Manuel Salazar, hizo lo propio en Copala. Crecencio Gaxiola en Guamuchil, en Ahome se levantó en armas José María Ochoa (hijo). En el estado hubo numerosos insurrectos como Claro Molina, Justo Tirado, Ángel Flores, Juan carrasco. Estos levantamientos se dieron entre los meses de enero a abril de 1911 Derrocado el gobierno porfirista, Madero nombró al ingeniero Manuel Bonilla como su delegado en Sinaloa, para atender los asuntos políticos del estado y para impedir la ejecución de los jefes militares vencidos. El ex gobernador Diego Redo y el general Higinio Aguilar, quien fuera comandante general en el estado recibieron protección, hasta que salieron del estado. Celso Gaxiola Rojo, ocupó provisionalmente la gubernatura, hasta el 7 de agosto, fecha en la que lo sucedió en el cargo, Juan M. Banderas para convocar elecciones. Francisco I. Madero fue electo presidente de la república, tomando posesión de su cargo el 6 de noviembre de 1911, contando entre los miembros de su gabinete al ingeniero Manuel Bonilla, quien ocupó el cargo de secretario de comunicaciones y obras públicas. La actitud conciliadora de Madero con los antiguos porfiristas y su indecisión para llevar a cabo las reformas sociales demandadas, como la devolución de la tierra de las comunidades, ocasionó el descontento y la rebeldía de algunos revolucionarios como Emiliano Zapata, en el estado de Morelos, quien proclamó el plan de Ayala, que en su parte medular se ocupaba de la restitución de la tierra usurpadas a las comunidades. También los revolucionarios sinaloenses participaron en el descontento por los actos y omisiones del presidente Madero, muchos se pronunciaron por el Plan de Ayala (Mocorito, de febrero de 1912). Las ideas agraristas referentes a la restitución de las tierras tuvieron buena a acogida entre los campesinos sinaloense; sin embargo, su movimiento estuvo mal preparado y careció de unidad, por lo que las fuerzas del gobierno lo aniquilaron en 1913.

La etapa constitucionalista En febrero de 1913, en la capital del país, ocurrieron los hechos conocidos como "La Decena trágica" que culminaron con el asesinato de Madero y José María Pino Suárez. El día 23 se supo en Mazatlán la noticia de la muerte del presidente y vicepresidente, siendo la primera reacción, una concentración popular espontánea que vitoreó a Madero y repudió a Huerta. El gobernador en el estado, comunicó a Huerta la adhesión de su gobierno, no obstante, con fecha 27 de febrero, Huerta lo hizo aprehender y nombró gobernador a José L. Legorreta. Riveros fue llevado a la ciudad de México y procesado por sedición, pero fue absuelto y liberado, más tarde huyó y se unió a los rebeldes sinaloenses en abril del mismo año. El movimiento de resistencia en contra de Huerta había surgido en Coahuila, Chihuahua y Sonora y empezó a unificarse en torno a Venustiano Carranza, el plan de Guadalupe y el Acta de Monclova del día 18 de abril del mismo año. Ese fue el origen del ejército constitucionalista, al que se le sumó el grupo

3

rebelde de Sinaloa. El general Ramón F. Iturbe estaba en California cuando ocurrieron los hechos, por lo que decidió volver al país. En junio de 1913 llegó a Sonora y se puso a las órdenes del jefe constitucionalista Álvaro Obregón, quien le encomendó un grupo de 80 hombres con las instrucciones de operar en Sinaloa. Con la presencia de Iturbe empezó a operarse el constitucionalismo en nuestro estado, bajo el mando militar de este jefe y con Felipe Riveros como cabeza política, pues a pesar de su defección, era reconocido como gobernador de la entidad. Iturbe estableció su base de operaciones en San Blas, municipio de El Fuerte, estación de enlace del ferrocarril Kansas City - México and Oriente, desde donde dirigió algunas exitosas ofensivas contra el ejército federal, como en Topolobampo (28 de agosto de 1913), Cerro del Sufragio (30 de agosto), Mocorito y los Mochis (30 de septiembre) y Villa de Sinaloa (4 de octubre). Los más destacados militares fueron el propio Iturbe, el mayor Macario Gaxiola el teniente coronel Manuel Mezta, el coronel Benjamín Hill. El general Obregón uno de los iniciadores del movimiento en Sonora, había conducido una brillante campaña militar con el ejército del noroeste -que era una de las fracciones del ejército constitucionalista- había derrotado en toda la línea al ejército huertista; sólo la plaza de Guaymas quedaba en poder los federales y estaba sitiada por los revolucionarios. En noviembre de 1913 Obregón y su hueste entraron en territorio de Sinaloa y los revolucionarios sinaloenses se sumaron a este grupo militar, del que Ramón F. Iturbe fue segundo jefe. Obregón estableció su cuartel general en el Palmito (Hoy colonia de la ciudad de Culiacán) desde donde dirigió las operaciones contra esta ciudad, entre el 9 y el 14 de noviembre. Al año siguiente triunfó el movimiento constitucionalista y Victoriano Huerta huyó del país (14 de julio de 1914). Las fuerzas federales que ocupaban Mazatlán, resistieron hasta el 9 de agosto, cuando por mar evacuaron la plaza. Seis días después el ejército vencedor entró en la ciudad de México; en sus filas militaban destacados sinaloense como: Juan M. Banderas, Rafael Buelna, Salvador Alvarado Francisco R. Serrano, Benjamín Hill, Ramón F. Iturbe, Ángel Flores y muchos soldados reclutados entre los campesinos y obreros de Sinaloa.

Fuente:Ortega Noriega Sergio "Breve historia de Sinaloa"FCE. México 1999

4

Information

4 pages

Report File (DMCA)

Our content is added by our users. We aim to remove reported files within 1 working day. Please use this link to notify us:

Report this file as copyright or inappropriate

348536


You might also be interested in

BETA