Read GOG Y MAGOG text version

GOG Y MAGOG Por Gutierre Tibon (Publicado en Excélsior el 27.12.63) Huitzilopochtli se convierte en Santiago. Nuestra Señora de Copacabana. Tlacotalpan rescatado La veneración de la Candelaria en Tlacotalpan es, como demostraremos, sincretismo del culto prehispánico a la diosa del agua Chachiuhtlicue, Nuestra Señora de la Falda de Turquesa. También el 2 de febrero festejan a la Virgen de la Presentación los pueblos de Amatlán de los Reyes y de Soledad de Doblado: el primero, situado a orillas del Papaloapan, río arriba; el segundo, ente Veracruz y Cotaxtla. Ahora bien: Cotaxtla, antiguamente era dependencia de Tlacotalpan, desde el punto de vista tributario; y la vecina Veracruz estaba consagrada a la diosa del mar. Tenemos elementos para suponer que toda la región era una unidad políticorreligiosa bajo el patronato de la misma diosa, Chalchiuhtlicue. Tuxtla, que también estaba sujeto a Tlacotalpan, tenía como dios a Huitzilopochtli, cuyo culto fue sustituido por el de Santiago, máxima figura del santoral español; y al cabo de cuatro siglos, Santiago Tuxtla sigue venerando con igual devoción al inmortal Matamoros. Si trazamos una línea entre Cotaxtla y Santiago Tuxtla, comprobaremos que Tlacotalpan se encuentra casi a la mitad del camino entre las dos poblaciones. En la época precortesiana Tlacotalpan estaba situado en una isla, en medio de la laguna que conformaban, al confluir, el río de las Mariposas y el río de los peces, Michapan o, para decirlo modernamente, San Juan Evangelista. Por lo que precede, es preferible ver en Tlacotalpan una "tierra cultivada" (tlalpan) en el medio (tlaco), en lugar de la tierra de jaras o vardascas (tlácotl) de la interpretación usual. Esta etimología es la que acepta Paso y Troncoso, apoyándose en el Jeroglífico del Códice Mendocino: un circulo mitad blanco y mitad de dos colores, morado y cobrizo, con los rasgos emblemáticos de la tierra de labranza. La importancia económica de la región de Tlacotalpan en la antigüedad es demostrada también por el pueblo de Puctla, "metido en las lagunas del río de Alvarado, tres leguas a la parte poniente". Puctla, como Hueypuxtla en el Valle de México; Puxtla, barrio de Teotihuacán; Potla en el municipio de Temascalcingo y Putla, en Oaxaca, era un lugar de pochtecas, los fabulosos mercaderes prehispánicos. Puctla desapareció del mapa junto con dos de sus tres estancias, debido a las epidemias llevadas por los españoles como triste corolario de la conquista. La tercera estancia, Acula, al sureste de Tlacotalpan, es la única que sobrevive, y con razón: es tierra "de muchos hombres fuertes". Aculli es hombro y, metafóricamente, hombre forzudo. Nos habla de Puctla y de Acula el vicario Francisco Martínez en su relación del Partido de Alvarado. No tiene fecha, pero con fundamento se atribuye a 1570. Convendría investigar si en otros lugares de México en que se ha introducido el culto de Nuestra Señora de la Candelaria existieron antiguamente templos a la diosa del agua. Es probable que así fuera en San Mateo del Mar, pueblo suave monolingüe, donde asistí hace tres años a la fiesta patronal del 2 de febrero. Acaponeta, en Nayarit, destruida varias veces como la vecina Aztatlán, por las inundaciones, tenía buenas razones para encomendarse a Chalchiuhtlicue. Recuerdo también Colima, Minatitlán, Huetamo. He contado cuarenta y ocho pueblos más que celebran el 2 de febrero a su divina protectora.

Toda una nación hermana, Bolivia, considera a la Candelaria como su patrona, pero bajo el nombre de Nuestra Señora de Copacabana. Este nombre es prehispánico y denomina a un lugar sagrado de los incas: la península situada en el extremo sur del lago Titicaca. Allí se yergue hoy el santuario de la Virgen de Copacabana, cuya fiesta se celebra el 2 de febrero. Muy poco sabemos acerca del establecimiento del culto candelariano en Tlacotalpan. Debido al gran incendio de 1698 durante el cual se quemaron los archivos parroquiales, se perdió la bula papal que autorizaba el establecimiento de la Cofradía de la Virgen de la Candelaria. Probablemente este culto se estableció en el siglo XVI, casi a raíz de la conquista; en los archivos del obispado de Tlaxcala o en los del Vaticano se podrá encontrar la respuesta a es te interrogante histórico. El historiador N. César, aludía, en 1859, a "la preferencia que se tuvo hace más de dos siglos por la humilde grey de pescadores, que poblaba Tlacotalpan, al elegir por patrona a nuestra Señora de Candelaria". Lo cierto es que después del incendio los tlacotalpeños tuvieron que esperar medio siglo para tener una imagen de la Candelaria digna de honda devoción. La compró, en Barcelona, don Pascual de Ovando, pariente de los Rivadeneyra y, como éstos, descendiente de conquistadores. Los Rivadeneyra eran dueños de la antigua y vasta hacienda de La Estanzuela a la que pertenecía la isla de Tlacotalpan; y don Pascual obsequió la imagen al pueblo a condición de que se levantara una capilla a la Virgen y se le cediese, año tras año, el cirio bendito. La capilla fue erigida, pero algunos decenios más tarde, en 1779, se emprendió la construcción de un templo en sólida mampostería; dirigió los trabajos un maestro alarife que se llamaba exactamente como el alcalde autor de la Relación de Tlacotalpan en 1850: Juan de Medina. La iglesia, pese a su tamaño y a sus cinco altares, sigue llamándose "La Capilla de N. S. de Candelaria". En el altar mayor está el camarín de la Virgen: una hermosa talla de un metro setenta, o sea de tamaño natural. La Candelaria de Tlacotalpan se distingue de todas las demás por cierto pormenor, debido al sentido común de las mujeres del pueblo. Al llegar la imagen barcelonesa se dieron cuenta de un evidente error del artista: El Niño Jesús estaba sentado. ¡Una criatura no podía sentarse a los cuarenta días de nacido, aunque se tratara del Niño Dios! Solamente hasta un siglo más tarde se presentó la ocasión de corregir el yerro, durante una visita pastoral del obispo de Puebla. Su Ilustrísima escuchó la queja e intentó, inútilmente, defender la buena intención del artista; éste, explicó, sólo quiso representar la majestad del divino Infante. Ante la insistencia de las mujeres, tanto más expertas que él en estas cosas, el buen obispo cedió. Desde entonces la Candelaria de Tlacotalpan, como es justo, tiene en sus brazos al Niño bien acostadito. La condición impuesta por los dueños de La Estancuela con respecto a que se renovara cada año en manos de la Virgen el cirio bendito, se cumplió hasta 1833. En este año los mayordomos de la Candelaria tomaron una grave determinación: ¡ya era tiempo de que el usufructo de las tierras de Tlacotalpan fuera a favor de la cofradía! Se trataba, pues, de comprar la isla. El dueño de La Estancuela pidió la cantidad exorbitante de 600 pesos. Trato hecho. Don Miguel Zacarías Cházaro y Alarcón (hijo de Gíacomo Cházaro, noble italiano avecindado en la villa fluvial y bisabuelo de mi dilecto amigo Gabriel Cházaro) adelantó el dinero de la cofradía; y el año siguiente fue otorgada la escritura de esta venta, trascendental en la historia de Tlacotalpan.

Artículo enviado por Eduardo Arteaga Pitalúa ([email protected]), originario de Dos Bocas. Llegó a Tlacotalpan en 1951 a cuarto año de primaria y es integrante de la primera generación de la Escuela Secundaria Federal No. 12 ( ahora se llama "Héroes de Sotavento").

Information

GOG Y MAGOG

2 pages

Report File (DMCA)

Our content is added by our users. We aim to remove reported files within 1 working day. Please use this link to notify us:

Report this file as copyright or inappropriate

90836


Notice: fwrite(): send of 209 bytes failed with errno=104 Connection reset by peer in /home/readbag.com/web/sphinxapi.php on line 531